20 años después... vuelve Amparanoia, la «batidora» musical

Amparanoia.
Amparanoia.
  • La banda liderada por Amparo Sánchez publica un nuevo álbum con versiones de sus mejores temas. Las canciones corren a cargo de una quincena de colaboradores, que le han dado una vuelta de tuerca a sus éxitos: «Lloré de emoción cada vez que me llegó una grabación»

Amparo Sánchez nunca se fue. La música ha seguido acompañándola pese a que en 2008 decidió disolver Amparanoia y arrancar su carrera en solitario. Ahora, para conmemorar que se cumplen veinte años de la publicación de 'El poder de Machín', el primer trabajo de la formación, el grupo comienza una nueva gira el próximo 22 de abril y ha publicado un disco muy especial. 'El coro de mi gente', que canta con Macaco, es única canción inédita y la que da nombre al álbum. Los demás temas son versiones de colaboradores como Manu Chao, Lamari, La Pegatina, Fermin Muguruza y Fito Cabrales. Se encargaron de dar una vuelta a las creaciones de Amparanoia y darles su toque personal. «Lloré de emoción cada vez que me llegó una grabación», confiesa.

¿Cómo se elabora un disco recopilatorio sin caer en la nostalgia?

La nostalgia está, pero de forma positiva. Gracias a esa nostalgia se ha vuelto a unir la banda. El disco sirve para reconocer mi trabajo y trayectoria. He tenido la oportunidad de revisar, de sentirme orgullosa y muy querida por compañeros y compañeras de camino que son con los que comparto estas 15 canciones.

¿Cómo ha sido la elección de los artistas que han participado?

Son personas con las que he tenido vivencias tanto a nivel personal como a nivel musical. Cada uno tiene su historia particular, pero en el fondo hay una celebración de una unión, de una fraternidad, de unas canciones, de un camino de la música que hace que siempre que nos encontremos queramos hacer cosas juntos. En el álbum están la mayoría de los que representan una parte de mi carrera.

Ellos fueron los encargados de escoger el repertorio.

Por un lado, sí. Los artistas tenían licencia y libertad para elegir el tema. En un principio pensamos en hacerle un homenaje al disco 'El Poder de Machín', pero algunos artistas preferían canciones de otros álbumes. Entonces propusimos que cada uno eligiese la que quería hacer. Pero cuando ya estaba prácticamente cerrada la lista, había alguna que se quedaba fuera de esa selección y que me daba mucha pena. Ahí sí que a alguno le propuse tímidamente un cambio de tema porque me hacía mucha ilusión y todos accedieron. El resultado final es un repertorio muy variado y un tema inédito.

Esa nueva canción, 'El Coro de mi gente', ¿surgió antes o después de decidir retomar Amparanoia?

Cuando la escribí, no sabía para qué era. Grabé una primera maqueta, Dani (Macaco) la oyó, le gustó y me propuso hacer una versión juntos. Paralelamente estábamos preparando el tributo donde iba a estar él y por el título, el resultado de la grabación y el entusiasmo, pensé que era un buen tema para presentarlo como inédito dentro del repertorio.

¿Cuál es la versión que más le ha sorprendido?

Todas tienen una historia muy especial. Pero escuchar a Manu Chao y a mi hijo Yeyo, que fueron las dos personas que hicieron los coros en la original de 'En la noche' y que volvieron a grabarla 20 años después fue muy emocionante. La versión de Fito Cabrales de 'La fiesta' también, porque no esperaba el sentimiento, la desnudez y al mismo tiempo la riqueza de esa reinterpretación. O la de Lamari de Chambao, que le dio completamente la vuelta y se llevó a su terreno 'Mar estrecho'… Todas.

Recibió las maquetas una a una y luego usted incluyó su voz.

Fue muy emocionante. Cada vez que llegaba una grabación y la oía por primera vez no podía evitar la lágrima de felicidad. Las lágrimas bonitas, que son las que te emocionan.

¿Cómo será la gira?

Seremos ocho músicos, cuatro chicas y cuatro chicos. Me hace mucha ilusión esa paridad en el escenario. Hay canciones que sonarán como antes, pero sumando la experiencia y algún arreglito, otras sonarán muy acústicas como en la primera etapa, algunas serán muy electrónicas como 'El coro de mi gente'… Tendremos un repertorio muy contundente con un hit detrás de otro. Será una celebración de la vida, de la música y de encontrarnos de nuevo.

¿En qué momento decidió volver como Amparanoia?

La idea no surgió de mí. He sentido la presión, de forma positiva, por parte del público que me decía '¿pero de verdad no va a haber nunca más un concierto de Amparanoia?'. Y por parte de los promotores y de mi equipo de trabajo. A finales de 2015 me recordaron que en 2016 nació Amparanoia y que en 2017 se publicó 'El poder de Machín' y que pensaron que era un buen momento para hacerle un homenaje. Nunca me lo había planteado, pero fui contagiándome de la nostalgia, de la emoción de reencontrarme con el público, con las canciones, con la banda… Y me fui emocionando más y más y hasta que dije 'adelante'.

¿El proyecto se volverá a disolver cuando termine la gira o Amparanoia ha vuelto para quedarse?

No hay nada pensado. He decidido que voy a disfrutar de lo que me trae esta celebración y el plan es que no hay plan. Ya se verá.

«Empezamos en clubs muy pequeñitos»

Su música es alegre pero reivindicativa. ¿Siente que sus letras tienen cierta responsabilidad social?

Los que escribimos canciones queremos compartir letras que sirvan, sanen, alegren, acompañen y que sean la banda sonora de nuestra vida. Siempre me he fijado en la injusticia y he querido ponerles voz a los que no la tenían. Esa rebeldía tan característica viene por una inconformidad. Y como mujer, hace 20 años, sacar una canción que rompe totalmente con los patrones románticos que dice 'que te den, que te den por ahí' y sentirte tan bien cantándola y quedándote tan a gusto. La verdad es que no es la típica canción de amor o desamor. Es otra cosa. Hay algo en mi manera de escribir, pero forma parte de mi manera de ver la vida, de reír, de llorar… de caminar.

Con el regreso del proyecto habrá sido imposible no acordarse de los primeros conciertos...

Fueron muy divertidos. Los primeros, antes de editar el disco, eran en clubs muy pequeñitos en los barrios de Malasaña y Lavapiés en tabernas. Como la pólvora la gente empezó a hablar de una chica que cantaba canciones que daban muy buen rollito. Pronto empezamos a tener un público muy fiel y llegar a los grandes escenarios fue todo un desafío. Nos hicimos fuertes en esos inicios porque el público abrazó el proyecto, lo adoptó y lo quiso.

¿Cuál es el recuerdo que guarda con más cariño?

El cierre de gira del final de Amparanoia, el 'Bye bye tour' en Sancristobal de las Casas. El último concierto. Imagína cuánto componente emocional había allí. Cuánto lo celebramos... Me desprendí de todos los símbolos de Amparanoia. Regalé el pañuelo, las botas, la falda… Todo lo que llevaba. Fue algo simbólico, un 'aquí se queda todo esto'. Y la sensación al llegar a la habitación de pensar 'hemos hecho el último' y sentir que realmente habíamos hecho el último. Y ahora empieza el primero ya. El 22 de abril volvemos.

Si pudiera hablar con la Amparo de hace 20 años, ¿qué le diría?

Nunca se imaginaría que 20 años después estaríamos rindiendo homenaje a ese primer álbum. Si me lo hubieran dicho, habría pensado que era ciencia ficción. Le diría que fue una mujer valiente y que valió la pena todo el esfuerzo, todas las experiencias… De todas he aprendido y estoy agradecida de haber escuchado a mi corazón.

¿Y cómo se ve dentro de 20 años?

Guau… También me he hecho a mí misma esta pregunta. Realmente ya no quiero tantas cosas, hace 20 años quizás pedía más. Ahora quiero salud, estar rodeada de los que quiero, si la gente tiene ganas de oírme cantar, seguir cantando, y si no tengo las ganas o las cualidades de seguir haciéndolo, a lo mejor estar con gente joven o compartiendo sabiduría, experiencia, aprendizaje. Siempre aportando, compartiendo y dando lo mejor de mí.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate