El ADN del bebé afecta el riesgo de preeclampsia de las madres en el embarazo

Una joven embarazada.

Una joven embarazada. / Reuters

  • Afecta hasta al 5% de los embarazos y puede causar complicaciones serias incluyendo ataques, apoplejías, problemas del hígado y de la sangre y en algunos casos la muerte de la madre y del bebé

Un importante estudio internacional ha revelado por primera vez que algunas características del ADN de un bebé pueden aumentar el riesgo de que su madre desarrolle preeclampsia, una enfermedad potencialmente peligrosa durante el embarazo. El trabajo InterPregGen, cuyos detalles se publican en 'Nature Genetics', fue realizado por expertos en genética de Reino Unido, los países nórdicos y Asia Central.

La preeclampsia afecta hasta al 5% de los embarazos y se sospecha de ella en primer lugar cuando se detecta que una mujer tiene presión arterial alta, generalmente en la segunda mitad del embarazo. La patología puede causar complicaciones serias incluyendo ataques, apoplejías, problemas del hígado y de la sangre y en algunos casos la muerte de la madre y del bebé.

El estudio de cinco años incluyó equipos de Reino Unido, Islandia, Finlandia, Noruega, Kazajstán y Uzbekistán que estudiaron la composición genética de 4.380 bebés nacidos de embarazos pre-eclámpticos y compararon su ADN con más de 300.000 individuos sanos.

La doctora Linda Morgan, de la Escuela de Ciencias de la Vida de la Universidad de Nottingham, en Reino Unido, coordinó el estudio de cinco años, que incluía muestras de ADN aportadas por Islandia, Noruega y Finlandia, así como de más de 20 universidades y maternidades de Reino Unido. "Durante muchos años las parteras y los obstetras han sabido que es más probable que una mujer desarrolle preeclampsia si su madre o su hermana tuvieran el trastorno", señala.

"Más recientemente, la investigación ha demostrado que la afección también afecta a las familias de los hombres cuyo padre fue de gestación preeclámptica. Sabíamos que la formación defectuosa de la placenta se encuentra a menudo en la preeclampsia. Como son los genes del bebé los que producen la placenta, nos pusimos en marcha para ver si podríamos encontrar un vínculo entre el ADN del bebé y la enfermedad. Encontramos que había algunas características en el ADN de un bebé que pueden aumentar el riesgo de preeclampsia", explica.

El análisis de laboratorio y estadístico realizado en el 'Wellcome Trust Sanger Institute' (Reino Unido) y 'deCODE Genetics' (Islandia) señaló la ubicación en el ADN del bebé que aumenta el riesgo de preeclampsia. Esta ubicación fue confirmada por otros miembros de InterPregGen coincidiendo perfectamente con otra información médica sobre la preeclampsia.

Posibilidad de predecir el trastorno

El doctor Ralph McGinnis, que dirigió el análisis en el Instituto Sanger, subraya: "Se ha reconocido la preeclampsia desde el antiguo Egipto y Grecia como un peligro para las vidas de las madres y los bebés. Ésta primera pieza del rompecabezas genético es una promesa sustancial para desbloquear parte del misterio de cómo se produce la preeclampsia. Nuestro hallazgo también puede permitir predecir mejor las madres que se convertirán en preeclámpticas cuando se combina con la información clínica y con otras piezas del rompecabezas genético que también seguramente se descubrirán dentro de pocos años".

El ADN del bebé procede de los genes de su madre y de su padre, según el riesgo heredado de preeclampsia. Los cambios en el ADN asociados con la preeclampsia son comunes: más del 50% de las personas llevan esta secuencia en su ADN, por lo que los cambios hereditarios no son suficientes en sí mismos para causar la enfermedad, pero aumentan el riesgo de preeclampsia.

La investigación encontró variaciones del ADN cerca del gen que hace una proteína llamada sFlt-1 con diferencias significativas entre los bebés nacidos de embarazos preeclaámpticos y el grupo de control. A niveles altos, el sFlt-1 liberado de la placenta en el torrente sanguíneo de la madre puede causar daño a sus vasos sanguíneos, lo que provoca hipertensión arterial y daño a los riñones, el hígado y el cerebro, todas características de la preeclampsia. Si un bebé llevaba estas variantes genéticas, aumentaba el riesgo de que el embarazo fuera pre-eclámptico.

"Debido a que la preeclampsia tiene su origen en las primeras etapas del embarazo, durante la formación de la placenta, la investigación sobre las causas y los procesos de la enfermedad siempre ha sido un reto. Nos permite buscar pistas en el ADN de la madre, el padre y el bebé, y creemos que las nuevas ideas de este estudio podrían ser la base para la prevención y un tratamiento más efectivo de la preeclampsia en el futuro, así como mejorar los resultados del embarazo para la madre y el niño", concluye Morgan.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate