Primeros auxilios para padres inexpertos

Carmen Ledesma ha sido la encargada de dar color a la guía con medio centenar de ilustraciones./
Carmen Ledesma ha sido la encargada de dar color a la guía con medio centenar de ilustraciones.
Salud

Dos pediatras del Hospital Niño Jesús publican una sencilla pero completa guía para primerizos

Berta Muñoz Castro
BERTA MUÑOZ CASTRO

Menos de media hora lleva leer las 47 de páginas de la 'Guía práctica de primeros auxilios para padres' que acaban de publicar los pediatras del Hospital Niño Jesús de Madrid Juan Casado Flores y Raquel Jiménez García. El prólogo ya avanza que estamos ante un manual «sencillo y práctico» cuyo propósito no es otro que ayudar a abordar situaciones frecuentes (desde una picadura de avispa a una intoxicación) a los mortales que viven rodeados de niños y bebés.

Pero, ¿qué ofrece de nuevo esta guía para que el Consejero de Sanidad de Madrid, Jesús Sánchez Martos, dijera el jueves que es necesaria en «todos los colegios, centros de salud y guarderías»? El primer punto fuerte es la simplicidad con la que se exponen dolencias cotidianas como fiebre, diarreas, vómito o sangrado nasal que todos los padres van a sufrir en algún momento de la crianza. Influye también el hecho de que, a pesar de la síntesis, es una obra muy completa que engancha desde el supuesto 1 (el atragantamiento).

Descargue la guía

Pero si personalmente tengo que exponer la razón que me llevó el viernes a imprimirla es que el vademécum de Flores y Jiménez explica aspectos que desconocía después de hacer frente a más de la mitad de los 22 supuestos que explica el manual. Por poner un ejemplo, no tenía ni idea de cómo actuar ante un sangrado nasal y tampoco lo he hecho bien cuando mis hijos han tenido episodios de vómitos y tos perruna.

Si sangra la nariz hay que «presionar con los dedos el tabique nasal y colocar la cabeza para delante para evitar que se traguen la sangre» JUAN CASADO / raquel jiménez

Según explicaron los autores de la guía a Efe, a veces los padres actuamos de forma incorrecta y tendemos a colocar cabeza para atrás y poner un algodón (siempre vi a mi madre hacerlo así con mi hermana y así lo he hecho yo con mi prole). Pues mal ejecutado. Si sangra la nariz hay que «presionar con los dedos el tabique nasal y colocar la cabeza justo al contrario, para delante, y evitar así que se traguen la sangre», recuerdan los pediatras, que destacan que saber qué hacer durante los primeros momentos puede condicionar la recuperación del niño, como en el caso de un ahogamiento en una piscina o playa en la que es fundamental «iniciar inmediatamente las maniobras de reanimación cardiopulmonar».

Ilustrada con gusto por Carmen Ledesma (es la autora del medio centenar largo de dibujos de la obra), estamos ante una herramienta gratuita que seguro ayudará a salvar vidas. Además, en su versión digital, está acompañada de vídeos muy esclarecedores (no hay que perderse los dos de reanimación cardiopulmonar para menores y mayores de 1 año).

Conclusión: al consejero madrileño no le falta razón cuando califica la obra como «sintética, accesible, útil, que podemos llevar en el teléfono móvil y descargar a cualquier momento, estemos donde estemos» y comparto la propuesta de que un ejemplar de este manual tendría que ser obligatorio en todos y cada uno de los centros en los que pupulen niños y, añado, una copia digital no estaría de más en los teléfonos o tabletas de padres, hermanos mayores, abuelos, cuidadores... No se arrepentirán.

Fotos

Vídeos