eldiariomontanes.es
Lunes, 20 de marzo de 2006
 Webmail      Alertas    Envío de titulares      Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES


Vida y Ocio / CULTURA
Espectáculo
JOSÉ ANDRÉS ROJO ESCRITOR / «Sin el general Rojo, la guerra civil habría durado cinco minutos»
El también periodista, nieto y biógrafo de Vicente Rojo, ganó el Premio Comillas por su libro sobre el único militar republicano que paró los pies a Franco
JOSÉ ANDRÉS ROJO ESCRITOR / «Sin el general Rojo, la guerra civil habría durado cinco minutos»
José Andrés Rojo, autor de la biografía. / DM
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Militar, católico de inclinaciones comunistas, capacitado estratega y leal al poder constitucional en julio de 1936. Así fue Vicente Rojo (1894-1966), el único general republicano que pudo parar los pies al ejército franquista y cuyo talento reconocieron antes sus enemigos que sus compañeros de armas. Olvidado, convertido por Franco en un muerto en vida a su regreso a España, su nieto José Andrés Rojo (La Paz, Bolivia, 1958), periodista y escritor, ha rescatado el complejo perfil de este íntegro militar de paradójica existencia en el libro Vicente Rojo. Retrato de un general republicano' (Tusquets). Paradigma de la lealtad, Rojo fue condenado por rebelión a su regreso a la España de los vencedores, que lo convirtieron en un muerto en vida.

-¿Fue tardío el reconocimiento del papel de Rojo en la guerra?

-Sí. Un papel que fue absolutamente decisivo. Si Rojo no hubiera existido, la guerra habría durado cinco minutos. No es pasión de nieto. Desde que toma las riendas del Ejército para la defensa de Madrid y consigue que no pase un ejército mucho más poderoso el curso de la guerra es otro. Ante cada ofensiva nacional se inventaba algo, como en Brunete o Belchite. Logró retardar la caída del norte, y les obligo a desplazarse y pelear cerca de Madrid.

-¿Qué tal estratega fue?

-Los franquistas lo reconocen como un rival digno, capaz, honesto y leal y un gran militar que les complicó la vida. En su bando le critican por abrir el ejército a las milicias. Querían un ejército impoluto, no uno popular.

Términos usurpados

-Católico, militar, patriota y republicano.

-Los vencedores dijeron que venían a salvar la patria y la fe de los rojos marxistas. Usurparon términos como militar, católico y España. Pero hubo muchos militares católicos, patriotas y republicanos. Mi abuelo era un patriota que luchaba por una España plural, abierta justa democrática y moderna.

-¿Se le pasó por la cabeza afiliarse a algún partido?

-En un momento de la guerra tiene la tentación de vincularse al Partido Comunista. No tanto por ideología sino por que es la única fuerza organizada que podía dar repuesta a las necesidades bélicas.

-Paradigma de la lealtad, se la acaba juzgando por rebelión.

-Es la fórmula franquista para depurar a su rivales. Los vencedores escriben la historia como quieren, y la paradoja es que ellos, que dan el golpe, rompen la legalidad, se saltan el juramento de lealtad al régimen y al poder civil, no tienen empacho en tildar luego de rebelde a quienes no se sumaron a su rebelión.

-¿Esperaba otra actitud de Franco hacía los vencidos?

-Sí. A su regreso creyó que la sociedad estaba madura para que los militares ganadores reconocieran los perdedores. Nunca ocurrió. Han sido ignorados en la misma Democracia que reconoció a intelectuales, maestros, científicos, políticos, literatos o músicos. Ni siquiera la izquierda reconocido su labor.

Cumplir con el deber

-Sus papeles ¿ofrecen claves sobre la guerra?

-No demasiadas. Dice que le pilló en el Estado Mayor Central y que se limitó a cumplir con su deber. Había jurado lealtad "y no me la cuestioné. Hice lo posible por ganar al enemigo y vencer los excesos". Lo importante para él era que sus herederos supieran la verdad y no hubiera tergiversaciones.

-Y Franco convierte a Rojo en un muerto en vida.

- Sí. Es juzgado por auxilio a la rebelión militar. Eso le libra del fusilamiento y le condena a cadena perpetua con interdicción civil e inhabilitación absoluta. Un indulto le libra de la reclusión, pero no de las penas adicionales. No puede trabajar, firmar nada, expresarse en público o salir del país. No existe.

-¿Expresó Rojo algún rencor hacia Franco?

-La palabra rencor tiene un componente personal que no creo que sintiera. Sí dejó escrito un 'yo acuso' culpando a Franco de sembrar el terror, romper el ejercito.... pero nunca hace recriminaciones personales..

-¿Cuánto tiempo ha dedicado al libro?

-Cerca de seis años, pero me rondaba desde hacía casi 20. El material era inabarcable, así que no acudí a archivos militares. Cuando muere mi abuela me intriga el personaje y su relación. Ella era muy conservadora. Lo enfoqué por el lado familiar que por la figura histórica. Lo que iba a ser una memoria familiar acabó siendo un indagación sobre el personaje. He tratado de darle voz.

-¿En casa se hablan de su abuelo?

-Poco, por no decir nada. Era casi un tabú. Se decía que era un militar fiel y leal, y se acabó.



Vocento