eldiariomontanes.es
Viernes, 2 de junio de 2006
 Webmail      Alertas    Envío de titulares      Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES


Vida y Ocio / CULTURA
Arte
Fallece Miguel Berrocal, el maestro de la escultura transformable y combinatoria
Consagrado por sus 'desmontables', el artista malagueño murió a los 73 años Es el autor de las estatuillas de los premios Goya de la Academia de Cine
Fallece Miguel Berrocal, el maestro de la escultura transformable y combinatoria
Miguel Ortiz Berrocal conversa con Salvador Dalí en 1972. / EFE
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Mientras toda España lloraba la muerte de Rocío Jurado, ayer se supo que el escultor Miguel Berrocal murió el pasado miércoles en la localidad malagueña de Villanueva de Algaidas, en la que había nacido hace 73 años. Fue víctima del cáncer de próstata con el que venía luchando desde hacía varios meses, según confirmaron ayer fuentes de su familia. Consagrado desde los años setenta gracias a sus espectaculares series de 'desmontables', el artista malagueño fue también el diseñador de las estatuillas de los premios Goya, los galardones que con la efigie del genio de Fuendetodos entrega cada año la Academia del Cine.

El entierro tendrá lugar hoy, después de que sus paisanos pasaran por la capilla ardiente instalada en la Casa de la Cultura para ofrecerle el último adiós. Las banderas ondearon a media asta el jueves en Villanueva de Algaidas, localidad de la que era hijo predilecto y que declaró un día de luto oficial.

Trayectoria

Miguel Ortiz Berrocal inició estudios de arquitectura que abandonó para matricularse primero en la Escuela de Artes y Oficios y después en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, como alumno de Ángel Ferrant y Ramón Stolz. Su primera muestra individual tendría lugar en 1952.

Tras una etapa inicial en la que el hierro forjado fue su material predilecto y en la que fue clara la influencia de Eduardo Chillida y Jorge Oteiza, Berrocal inicia su singular camino para definir su genuino estilo. A principios de los sesenta comenzó a diseñar y fundir sus conocidas esculturas 'desmontables', piezas de pequeño y mediano formato en las que jugaba con formas antropomórficas que le consagrarían internacionalmente. Series en las que se inició con piezas como 'Grand Torse' y 'Hommage a Piero della Francesca', en las que realizaba torsiones imposibles con metales nobles.

Un singular sistema de escultura desmontable, transformable y combinatorio que caracterizó toda su posterior producción escultórica. En ella hay una búsqueda constante de nuevos conceptos y espacios desconocidos en el interior de la propia estructura que abre el camino para que el espectador se adentre en el mundo de la construcción y la deconstrucción.

Rompecabezas

Se especializó pronto en estas piezas seriadas, complejos rompecabezas tridimensionales que iría depurando y simplificando y que alternaría más adelante con figuras de mayor tamaño y de inspiración más clásica. Piezas de gran volumen que manufacturó a partir de materiales innovadores, como el kevlar o la fibra de carbono, que gracias a su ligereza le permitieron abordar grande formatos.

Instalado en Italia a mediados de los sesenta, Miguel Berrocal convirtió un palacio dieciochesco de Verona en su estudio y domicilio. Allí fijo residencia en 1967 junto a su esposa Cristina y su hijos Beltrán y Carlos. Desde allí su obra fue ganando prestigio y haciéndose un hueco en los grandes museos del mundo.

A mediados de los ochenta se le dedicó su primera gran antológica española, en el Palacio de Velázquez del madrileño parque del Retiro. Se le encargaban en 1992 dos grandes piezas para la exposición universal de Sevilla y al año siguiente se le concedía la máxima condecoración de su Comunidad, la medalla de Oro de Andalucía.

Berrocal desaparece sin ver culminado uno de sus grandes anhelos, el museo dedicado a su obra que esperaba ver abierto en su localidad. Una iniciativa que se frustró para pesar del escultor y en la que colaboraban el ayuntamiento de la localidad, la Diputación malagueña y la Junta de Andalucía. Berrocal había cedido a este museo un buen puñado de obras y el proyecto centró sus últimos esfuerzos creativos.



Vocento