eldiariomontanes.es
Sábado, 10 de junio de 2006
 Webmail     Alertas    Envío de titulares     Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES



Crónica / INTERNACIONAL
  Actualizado: 12.59 a.m.
 
 
EDICIÓN IMPRESA
 
Dos niños palestinos muertos por el bombardeo israelí sobre una playa yacen en el depósito de un hospital de Gaza. / ALI ALI-EFE
INTERNACIONAL
Diez civiles muertos y al menos 40 heridos es el balance del bombardeo que ayer por la tarde llevaron a cabo tanques israelíes contra una playa de la localidad de Beit Lahiya, al norte de Gaza, que se hallaba repleta de familias palestinas que habían ido a disfrutar del día festivo. Los muertos pertenecen todos a la misma familia y entre ellos hay tres niños de 1, 3 y 10 años respectivamente y tres mujeres. Una gran parte de los heridos son también niños y mujeres. Estas muertes elevan a dieciséis el número de palestinos fallecidos en las últimas 24 horas a causa de los ataques israelíes contra la franja de Gaza.
 
Hay quien le llama el Judas que vendió a Abú Al Zarqawi, pero Ziad Khalaf Raja al-Kerbouly no cobrará ni un dólar de los 25 millones que Washington ofrecía por la cabeza de su jefe y paisano, ya que la información que proveyó salió de interrogatorios.
El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, reiteró ayer que desea cerrar la prisión de Guantánamo y juzgar a los detenidos más peligrosos en tribunales «de Estados Unidos». Así lo dijo en una rueda de prensa en la residencia presidencial de Camp David, en Maryland, junto al primer ministro de Dinamarca, Fogh Rasmussen. Bush dijo que Rasmussen sacó el tema durante la reunión y afirmó que «le garanticé que nos gustaría acabar con Guantánamo, nos gustaría que estuviera vacío». Señaló además que Estados Unidos coopera con otros gobiernos para repatriar a ciertos prisioneros. «Pero hay algunos que si se dejasen en las calles podrían ocasionar gran daño a los ciudadanos estadounidenses y a otros ciudadanos del mundo, y en consecuencia deberían ser juzgados aquí, en tribunales de Estados Unidos», dijo Bush.
Once personas murieron y decenas resultaron heridas ayer como resultado de un enfrentamiento entre guardias de seguridad y milicianos que atacaron la residencia en Baidoa del presidente provisional somalí, Abdullahi Yusuf Ahmed Yusuf, confirmaron fuentes oficiales.

Otras Noticias

Más noticias

Vocento