eldiariomontanes.es
Domingo, 18 de junio de 2006
 Webmail      Alertas    Envío de titulares      Página de inicio
PORTADA EL PERIÓDICO ECONOMÍA DEPORTES OCIO CLASIFICADOS SERVICIOS CENTRO COMERCIAL PORTALES
LO + BUSCADO
- Año Jubilar Lebaniego
- Centenario de Pereda
- Nando Yosu


CANTABRIA
CANTABRIA
Campusmanía
Con la llegada de las vacaciones de verano, instituciones, asociaciones y clubes de toda la región ponen en marcha diversos campamentos
Hace una década, cuando se hablaba de los campus de verano, muchos tenían en la memoria los campamentos que se veían en las series americanas. Hace tan solo diez años, eran pocas las instituciones, públicas o privadas, que organizaban este tipo de actividades. Hoy en día, por suerte para muchos padres, y niños, no hay club que se precie que no disponga entre sus ofertas para este verano de un campus juvenil.

Su funcionamiento es simple: suelen comenzar a una hora temprana, para que los padres puedan dejar a los chicos de la que van a trabajar, todos ofrecen servicio de comedor y las tardes son optativas (lo que normalmente viene acompañado de un incremento en el precio).

Esta nueva corriente está fundamentada en la demanda de los progenitores. Más de uno, según se acercan las vacaciones, sufre de insomnio. ¿Qué hacer con el niño hasta que uno pueda disponer de unos días libres?

Hasta ahora, las alternativas más socorridas eran los abuelos, convertidos en cuidadores, o pagar a alguien que entretenga a los pequeños. Pero la 'campusmanía' se ha extendido como la pólvora por toda la región. Mientras en los grandes núcleos urbanos (Santander y Torrelavega) coexisten las ofertas de los clubes privados con las de las administraciones, en los municipios no es extraño encontrar ayuntamientos que hayan planificado toda una batería de actividades para los chicos.

Especialización

Campus hay para todos los gustos, tantos casi como colores. Todos comparten una característica común: no son un lugar donde simplemente los jóvenes vayan a pasar el tiempo. Su fin es entretenerles, pero también inculcarles valores como el compañerismo, el trabajo en equipo o el respeto por el medio ambiente.

Un claro ejemplo es el campus 'El Tirachinas', organizado por el Ayuntamiento de Cabezón de la Sal. Entre sus objetivos, además de la conciliación familiar y laboral, está «que los chicos, entre 4 y 15 años, conozcan el municipio», explicó su responsable, Esther Merino. Así, las actividades lúdicas, deportivas, culturales y manuales se mezclan con salidas de todo el día.

Aprender a convivir

Valores como la independencia y aprender a convivir con otras personas con responsabilidad son algunos de los objetivos de los campamentos organizados por Turyeco, en su finca 'El Mazo', en Rada (Voto). Su responsable, Mario Molinari, indicó que «los chavales aprenden a independizarse de sus padres en las actividades cotidianas». Así, está prohibido el móvil y están obligados a enviar, al menos, una carta a su casa.

Durante el tiempo que duran los campamentos (los hay de distintas clases), los jóvenes viven en cabañas, lo que hace que la experiencia sea aún más excitante, aunque el orden y cierta disciplina son normas inquebrantables.

Los chicos de ciudad tienen aún más difícil el poder disfrutar de actividades al aire libre. Por ello, hay numerosos clubes, organismos públicos (Ayuntamiento y Gobierno) y asociaciones dispuestos a trabajar en pro de la diversión de los más jóvenes de la casa.

Así, el tiro olímpico es una de las novedades del Complejo Municipal de La Albericia para este verano, además del atletismo y los cursos de buceo. El Complejo cuenta con diversos campus de dos semanas de duración cada uno, además de cursos de 25 disciplinas deportivas diferentes.

Horarios pensados

Otra ventaja son los horarios, amplios y pensados para que puedan ser compatibles con los de los padres que trabajan. Algunos incluso tienen horario de guardería, como el Club Deportivo Marisma, que dispone de 'canguros' desde las ocho de la mañana hasta que comienzan los campus, a las nueve y media.

Otros, como el Real Club de Tenis o el Parayas, abren sus puertas temprano, hacia las ocho de la mañana y no cierran hasta las diez. Al primero sólo pueden acceder quienes sean socios y no ofrecen campus, sino actividades deportivas concretas, mientras que el segundo sí organiza este tipo de colonias.



Vocento