El final del verano en la cala de Antuerta

La cala de Antuerta. / DM
  • Nos despedimos de este largo periodo estival visitando una hermosa playa en el municipio de Bareyo

Para mí hoy se acaba este cálido verano. Y qué mejor manera de celebrarlo que con una visita a una pequeña cala con el nombre de Antuerta en la costa acantilada de Ajo. Sus limpios arenales son embestidos por un mar Cantábrico que aquí no se anda con bromas. Los surfistas que vuelan sobre las grandes olas de esta costa salvaje lo saben mejor que nadie, y a más de un imprudente han tenido que rescatar en el último momento.

Me rodean imponentes acantilados solitarios que aguantan contra viento y marea el paso del tiempo. ¡Soledad, bendita soledad!

El sol se recoge en un cielo azul que huele a otoño y creo, sinceramente, que esta vez será por un tiempo largo. Las lluvias están ya aquí para refrescar esta tierra que no está acostumbrada a la sed.

Y seguimos porque la vida es un viaje...

Para llegar hasta aquí

Para llegar hasta aquí, hemos cogido la Autovía del Cantábrico desde el oriente de la comunidad hasta la salida de Noja por Beranga. Desde esta localidad seguimos dirección Noja e Isla hasta llegar a una enorme rotonda donde veremos señalizado Ajo. Pocos kilómetros después, atravesamos la tranquila población que pertenece al municipio de Bareyo. Veremos enseguida indicaciones a playas. La primera y más grande con camping, restaurantes y hotel es la playa de Cuberris. Aquí podremos dejar el coche en parking público. Y para llegar a nuestro destino cruzaremos el arenal, seguiremos por un sendero entre pastizales, y en cinco minutos nos encontraremos con la preciosa cala de Antuerta muy querida por surfistas y personas que buscan la tranquilidad en plena naturaleza.

Más planes por Cantabria

El Mundo de Jaled se ha convertido en una referencia a la hora de descubrir lugares mágicos en Cantabria. Cada viernes, este joven castreño nos descubre un plan para disfrutar sin salir de la región y aquí podéis ver todas sus propuestas.

Jaled nos propone visitar playas para disfrutar de la naturaleza, miradores a los que asomarse para quedarse boquiabierto, lugares como la necrópolis medieval de Valderredible que nos ayudan a entender la historia de Cantabria, o detalles tan curiosos como la colección de canecillos de imágenes obscenas que hay en la colegiata románica de Cervatos.

Ahora que el verano da sus últimos coletazos podemos empezar a programar nuestras agendas con planes en Cantabria para hacer en pareja o en familia. Conocer la cueva de Cullalvera, pasear por Bárcena Mayor en las noches de otoño o disfrutar de un día de lluvia por el Alto Miera son solo algunas de las opciones que El Mundo de Jaled nos descubre desde dentro.