Ruth Beitia recibe hoy la distinción de 'Alubiera mayor' en Casar de Periedo

fotogalería

El evento alcanza su duodécima edición / Javier Rosendo

  • La Feria de la Alubia y la Hortaliza prosigue su programación con más de 150 puestos y un programa en torno a esta legumbre legumbre

La celebración de la famosa Feria de la Alubia y la Hortaliza en Casar de Periedo se prolonga este año todo el fin de semana, con las originales actividades culinarias que tendrán lugar durante todo el día de hoy, y que despertarán la curiosidad y el paladar de los asistentes. Como novedad, hoy se celebrará el nombramiento y entrega, a las 13.30 horas, de la 'Alubiera Mayor' de la Feria a la tetracampeona de Europa en salto de altura, oro olímpico en los Juegos de Río y mejor atleta europea del año, la cántabra Ruth Beitia.

A continuación, se repartirá cocido montañés. Tras la comida, habrá un festival del música, degustación de té del puerto con orujo y sorteo de cestas con productos cántabros.

Este domingo, desde primera hora, comenzarán a abrise los más de 150 puestos que ocuparán las calles del pueblo de Casar, con todo tipo de productos gastronómicos y artesanales, que rendirán culto a la gastronomía de Cantabria. Alubias de diferentes formas y colores, quesos, dulces, licores, mieles, hortalizas, embutidos, quesadas, panes... Además, habrá de nuevo una recreación de una escuela ambientada en los años cuarenta, deshoja natural y desgrana del maíz, corraladas con ovejas, cabras y burros, degustación de café de puchero, tortos y boronos de tapa, representación de un matrimonio en la alcoba, representación de una lechería antigua, con elaboración y reparto de chocolate y bizcocho, y un buen número de talleres para los más pequeños de lana o de cerámica.

A mediodía, comenzará a repartirse el gran cocido montañés preparada en una olla gigante, en la plaza (cubierta si llueve) y con alubias de Casar (previamente habrá que recoger el ticket). De fondo, matanza del cerdo, sidra, exposición de aperos de labranza, música y miles de personas. Y por supuesto, ataviados con la vestimenta de la época.