Urgente

Acuerdo en el ERTE de Sidenor

Las fotos que me traje de Jiva

Las fotos que me traje de Jiva

  • Un puñado de días en las mil y una noches

Siempre hay algo que te entra por los ojos. O por los oídos… A mí, lo de Samarcanda, con todas sus sílabas, se me metió dentro. Hay que decirlo despacio. Sa-mar-can-da. Suena a tormentas de arena. A manuscritos, sultanes, alfombras voladoras y a tipos aventureros que escapan por las ventanas de palacios increíbles. Será que de crío llevé a la chica de mis sueños (por entonces) a ver Aladdín. Para seguir leyendo, pinche aquí.