La Asian Youth Orchestra debuta este martes en el FIS

Junto al violinista Vadim Repin y su director titular James Judd

DM

La Asian Youth Orquestra, formación que reúne a los jóvenes músicos más destacados de toda Asia, estará este martes por primera vez en el Festival Internacional de Santander, con un concierto en la Sala Argenta del Palacio de Festivales.

De esta forma, el público podrá conocer de primera mano el trabajo que desarrollan los 104 jóvenes que forman la Orquesta y comprobar la precisión con la que abordan el repertorio occidental, que tanto interés despierta entre los músicos asiáticos, y el talento que demuestran con su particular visión de algunas de las partituras más destacadas de la música clásica.

Con su director titular al frente, el inglés James Judd y junto al violinista ruso Vadim Repin abordarán la 'Primera Sinfonía' de Mahler y el 'Concierto para violín n. 1' de Shostakovich.

Este concierto sinfónico es una de las grandes citas de la edición de este año y cuenta con la colaboración de la UIMP. El Festival y la institución académica vuelen a trabajar juntos y a unir sus esfuerzos tras la celebración, el pasado 2 de agosto, del concierto pre-inaugural que ofreció la Orquesta Sinfónica de Bilbao y que fue retransmitido en pantalla gigante desde Gamazo.

Un total de 104 jóvenes de entre 17 y 27 años con un gran nivel musical forman la Asian Youth Orchestra. Son los mejores músicos elegidos en audiciones que tienen lugar en cada región de China, Hong Kong, Taiwan, Indonesia, Japón, Corea, Macao, Malasia, Filipinas, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Se trata de un programa didáctico que les permite estudiar y actuar en un entorno internacional. Los miembros de la Asian Youth Orchestra están juntos durante seis semanas cada verano: tres semanas en un encuentro en Hong Kong donde ensayan, y las otras tres en una gira internacional con el maestro y los solistas, en la que seenmarca la actuación del FIS.

Desde el concierto inaugural en 1990, la orquesta ha ofrecido más de 366 conciertos en Asia, Europa, Estados Unidos y Australia con más de un millón de seguidores.

James Judd y Vadim Repin

Vadim Repim está considerado como uno de los violinistas más consagrados de su generación. "Es el violinista más perfecto que he escuchado en mi vida". Estas fueros las palabras que el gran violinista y director de orquesta norteamericano Yehudi Menuhin, una de las grandes figuras del instrumento en el siglo XX, dedicó a un jovencísimo Repin. Hoy en día, a sus 45 años, el artista ruso sigue sumando elogios de la crítica y del público.

Nació en 1971, en Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia a la que muchos denominan 'el corazón cultural' de Siberia. Allí estudió Vadim Repin, un niño prodigio que comenzó a tocar a los cinco años y cuando tenía 11 ganó la medalla de oro en todas las categorías en el Concurso Wienawski. A esa edad ofreció su primer recital en Moscú y San Petersburgo.

El trabajo de su mentor, el renombrado violinista y profesor Zakhar Bron, y la influencia de la fuerte tradición rusa del violín comenzaban a dar sus frutos. A los 14 años hizo su debut en Tokio, Munich, Berlin y Helsinki y un año más tarde debutó en el Carnegie Hall de Londres. A los 17 años fue el músico más joven en ganar el Concurso Reina Elisabeth de Bruselas.

Comenzó tocando un Stradivarius prestado por la Colección Estatal de Rusia y actualmente toca el violín "Rode" fabricado en 1733 por Antonio Stradivarius. En más de una ocasión Repin ha confeso que lo suyo con este instrumento fue "amor a primera vista". Lo vio en la colección de un amigo y para el artista ruso es "uno de los instrumentos más bellos que jamás han existido".

Grandes músicos de la época de Napoleón tocaron el "Rode" con el que el solista ruso interpretará el 'Concierto para violín n. 1' de Shostakovich en el Festival Internacional de Santander, una de las obras más exigentes físicamente para un solista.

Repin considera que el violín es como un "organismo con vida, con sus días buenos y sus días malos". A él le han acompañado diversos instrumentos a lo largo de su carrera. De 2010 a 2013 tocó un Guarnerius del Gesù, el 'Bonjour' de 1743. Hasta 2015, el Guarnerius 'Lafont'. Y hace dos años volvió la vista hacia los Stradivarius. Asegura que es "el sonido de sus sueños" y que todos los violinesque ha tocado, "el 'Rode' es el mejor".

El director titular de la Asian Youth Orchestra es el inglés James Judd, uno de los más buscados por su maestría musical y su carismática presencia dentro y fuera del podio. Conocido por su extraordinario estilo comunicativo y atrevido, sus imaginativos programas lo llevan a mantener compromisos desde Praga hastaTokio, desde Estambul hasta Adelaida, manifestando su relación con el público y los músicos.

Es director musical de la Little Orchestra Society New York, la Israel Symphony Orchestra, la Daejeon Philharmonic Orchestra de Korea, y desde la temporada 2017-18 la Slovak Philharmonic Orchestra.

Durante ocho años como director musical de la New Zealand SymphonyOrchestra, Judd llevó al conjunto a un nuevo nivel de visibilidad y renombre internacional, con aclamadas grabaciones con el sello Naxos, giras por Europa y Australia y la primera aparición de la orquesta en los BBC Proms de Londres.

Ha sido director principal invitado de la Orquesta Nacional de Lille en Francia y durante 14 años, director de la Florida Philharmonic Orchestra. Profundamente comprometido con la educación musical, ha dirigido las orquestas de la Juilliard School, Curtis Institute of Music, Manhattan School of Music, Guildhall School, Trinity College of London y Aspen Music Festival, así comolas orquestas jóvenes de Australia y Nueva Zelanda.

Desde 2007 dirige como principal director invitado la Asian Youth Orchestra. Sus próximos compromisos incluyen conciertos dirigiendo el War Requiem de Britten en Bucarest, la Misa de Bernstein en el Festival de Radio France, Carmina Burana en las ruinas de Masada, un concierto con la Philharmonic Orchestra en el Palacio Real de Montecarlo, y una gira con la New Zealand Symphony Orchestra.

Fotos

Vídeos