Boí Taull, una temporada para el recuerdo

La estación de Boí Taull es uno de los lugares más bellos para esquiar en el Pirineo Catalán
La estación de Boí Taull es uno de los lugares más bellos para esquiar en el Pirineo Catalán / Archivo
  • En el magnífico valle leridano, donde aún se conservan 40 kilómetros de pistas para esquiar, se vive un curso de ensueño desde el puente del mes de diciembre

Cuando en los primeros días del mes de diciembre la nieve comenzaba a cubrir esta coqueta estación leridana, nadie esperaba lo que estaba por venir. Un enorme puente de la Constitución y la Inmaculada fue, probablemente, una de las grandes alegrías en las últimas temporadas de Boí Taull, considerado como uno de los lugares de mayor belleza del Pirineo Catalán, capaz de dejar hipnotizado a cualquier amante del esquí.

En una semana sus pistas congregaron a tantos usuarios que se logró superar la recaudación del curso anterior, en el que las condiciones fueron bastante más flojas. La satisfacción y el orgullo no hizo sino crecer de cara a las Navidades, cuando cada vez más familias y grupos de amigos se congregan en centros de montaña para disfrutar de unas vacaciones blancas. Entonces, en Lérida se abrían 43 de los 45 kilómetros que posee este dominio, convirtiéndose en la única del Pirineo con más del 90% de su área esquiable.

Casi tres meses han pasado desde esas fechas tan señaladas, pero las condiciones en sus pistas -39 actualmente disponibles- no dejan de sorprender a nadie. Hacía años que no se vivía una campaña similar, pero ahora sus 40 kilómetros esquiables son uno de los mejores argumentos para descubrir el maravilloso entorno de la estación, que ha logrado acumular a estas alturas de temporada la nada desdeñable cifra de 265 centímetros de espesor.

Todo para los niños

Allí, como ocurre en gran parte de los dominios esquiables, últimamente se busca atraer al público familiar a través de sus eventos y actividades preparadas para que las disfruten. También existe un club infantil para niños de entre dos y seis años que se alojen en el resort. Es totalmente gratuito y permitirá a los padres deslizarse por las pistas de Boí Taull mientras sus hijos lo pasan en grande con actividades como la piscina de bolas, un tobogán o un cine.

No es el único espacio que se destina a los más pequeños, pues el Parque Infantil de la Nieve, justo al lado de la zona de debutantes Neret, ofrece múltiples talleres y manualidades que están programadas para ellos. Será el lugar ideal para iniciarse con los esquís puestos.

Con la caída de los últimos copos de la temporada, en la estación leridana de Boí Taull continúan aprovechando las magníficas condiciones que les brinda cada jornada de nieve en una temporada difícil de olvidar.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate