Las mejores rutas por carretera de la geografía española

Comarca Oscos- Eo, vistas desde Taramundi
Comarca Oscos- Eo, vistas desde Taramundi
  • Te presentamos algunas de las mejores rutas por carretera, perfectas para disfrutar del encanto del otoño

Conducir es unas de las pasiones de muchos españoles y si es en carreteras que invitan a la diversión, mucho mejor. En otoño el entorno acompaña, cae la hoja y los bosques se tiñen de colores dotando de belleza al paisaje. La humedad en el ambiente crece y la lluvia se hace ver, sobre todo en zonas montañosas. Por todo eso es necesario extremar las precauciones al volante especialmente en circuitos serpenteantes.

Lanjarón- Pampaneira- Bubión- Capileira

Esta preciosa ruta recorre varios pueblos de la Alpujarra granadina, 33 kilómetros que te llevarán aproximadamente una hora de camino entre serpenteantes curvas. La comarca se caracteriza por su accidentado relieve, ocupando la mayor parte de la cara sur de Sierra Nevada.

El primer pueblo es Lanjarón, donde el agua es protagonista, las casas blancas y las calles adornadas con macetas y repletas de fuentes con frases de poetas le dotan de un encanto único. La carretera asciende entre paisajes espectaculares introduciéndose en la Alpujarra más pura, la de los pueblos blancos con tejados planos y sus características chimeneas.

Así son Pampaneira, Bubión y Capileira, de la misma naturaleza arquitectónica, con esencia berebere y callejuelas estrechas por las que corre el agua en época de lluvia.

Jarandilla de la Vera- Cuacos de Yuste- Garganta la Olla

La Vera es una de las regiones con más encanto de la geografía española, repleta de pueblos que se integran perfectamente en el entorno que les rodea. Comarca histórica y cultural situada en la vertiente sur de la Sierra de Gredos, cuyo municipio más destacado es Jarandilla de la Vera, donde se puede visitar su precioso Parador. La ruta recorre 20 kilómetros en aproximadamente 25 minutos.

En verano la zona de La Vera se llena de turistas que buscan refrescarse en cualquiera de sus múltiples piscinas naturales y degustar su magnífica gastronomía, donde destaca su producción de pimentón. Más pequeños pero no por ello con menos encanto son Cuacos de Yuste y Garganta La Olla, este último es el más elevado, de calles estrechas y empedradas, con edificaciones típicas de otras épocas sujetas con vigas de madera.

Taramundi- Villanueva de Oscos- San Martín de Oscos- Santa Eulalia de Oscos

La comarca Oscos- Eo se sitúa en el extremo occidental del Principado de Asturias, limitando con Galicia. La ruta transcurre entre zonas boscosas que en otoño se tiñen de color ofreciendo al visitante un paisaje magnífico mientras conduce. La humedad se apodera del entorno en un recorrido que supera los 30 kilómetros y los 45 minutos de duración.

Desde Taramundi se puede disfrutar de unas vistas espectaculares del valle y se puede visitar el museo de molinos de agua. Villanueva, San Martín y Santa Eulalia de Oscos son pueblecitos pequeños donde destacan los característicos hórreos, construcciones típicas de la zona destinadas a conservar alimentos y alejarlos de la humedad y los animales. No puedes irte sin probar su sabrosa gastronomía, una buena fabada o cachopo son los platos más típicos.

Cadaqués- Begur- Calella de Palafrugell- Tossa de Mar

Una ruta por la Costa Brava pegada al Mar Mediterráneo, entre pueblos blancos y calas de aguas cristalinas. Un recorrido de 125 kilómetros que se realiza en dos horas aproximadamente. Cadaqués es posiblemente la localidad más destacada, por su belleza. Sin duda uno de los más bonitos de España, Salvador Dalí decidió pasar allí parte de su vida y no se equivocó.

El entorno que rodea la zona es de gran valor natural y belleza paisajística. Te recomendamos desplazarte por la carretera más cercana a la costa, pasarás por varios pueblos y podrás disfrutar de magníficas vistas del mar. Continuando la ruta se llega a Begur, situado en lo alto de una colina. Más adelante Calella de Palafrugell que mantiene la esencia pesquera de antaño, y por último Tossa de Mar que enamora por sus callejuelas medievales que transportan a otra época.