Jueves, 17 de agosto de 2006
Registro Hemeroteca

en

CANTABRIA

Verano Vivo
La gata negra, una espía animal
Los vecinos de Carasa cumplieron con la tradición de festejar al animal, protagonista de un ritual histórico
La gata negra,  una espía animal
Los niños y el trovador homenajearon a la gata, en recuerdo al ritual histórico de Carasa. / A. V.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

'La Gata Negra' volvió a salirse con la suya de ser la protagonista absoluta de Carasa. Ayer se cumplía el 529 aniversario de esta festividad 'animal', declarada de Interés Turístico Regional.

Se trata de un ritual carnavalesco, con la gata al frente. El origen de la fiesta es meramente agrícola y se celebra sin interrupción desde el siglo XV con homenaje a la reina de la fiesta de este día. Y es que antiguamente, al soltar al animal, se observaba la dirección de su huida. Si se dirigía hacia la mies era presagio de fertilidad de los campos y buenas cosechas. Si escapaba camino del monte erial (Pico Velasco), era señal de malos agüeros.

Ahora simplemente se pretende homenajear a la gata y escribir, año tras año, la historia de este pueblo que, con motivo de la fiesta, recopila los hechos más importantes que a lo largo de los meses se van sucediendo en el pueblo y sus alrededores. Por último, se trata de mantener viva la convivencia y solidaridad de los vecinos y, de paso, la fertilidad de las cosechas.

Antiguamente, durante la tarde de San Roque, en la plaza del pueblo, un trovador subía a un alto y anunciaba la lectura de las coplas. Letras que hasta ese momento eran secretas, pues se trataba de las confidencias que la gata negra había recopilado a lo largo del año. Finalizadas las coplas se soltaba al animal hacia los vecinos, que la perseguían de forma simbólica y festiva.

En busca y captura

Después las casas del vecindario se abrían de par en par. Tejados, desvanes, cuadras y cobertizos eran rastreados en una búsqueda infatigable y jaranera hasta dar con el animal.

Ayer el ritual fue más bien carnavalero, con una representación lúdica de esta tradición ancestral. Y tras el rito de la gata, la festividad de San Roque continuó con las actuaciones del mago Guiller y la orquesta Newstar. Unos fuegos artificiales brillaron en la noche, con la gata negra agazapada ya en su refugio.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo