Miércoles, 6 de septiembre de 2006
Registro Hemeroteca

en

CANTABRIA

Verano Vivo
Recuerdos musicales
Victoria Soto, una vida dedicada al mundo de la canción española
Recuerdos musicales
Victoria Soto durante uno de sus conciertos en la Finca Altamira / DM
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

Los boleros, los pasodobles y la copla española son dos signos de identidad en la música de Victoria Soto y Alberto Lemaur. Pareja dentro y fuera de los escenarios, ambos afirman que «un artista nace, luego se hace y, con el tiempo, se perfecciona».

Una historia que ellos materializan en más de 30 años de recuerdos y trabajo que les han llevado a cultivar su amor y vocación por el mundo de la canción española.

A través de las tablas cántabras e incluso las madrileñas, Victoria Soto recuerda sus comienzos cuando tenía trece años en el cuadro de variedades del Hogar de Educación y Descanso, en Santander. Nada más y nada menos que un año, estuvo la cantante aprendiendo de sus maestros hasta que pisó por primera vez un escenario. Un trampolín, que según Soto, se trataba de una iniciativa muy interesante para todo aquel que tuviese ganas de iniciarse en el mundo del espectáculo.

Las notas de lo tradicional son algunos de los apuntes que forman parte de la trayectoria de Victoria Soto. Para la artista, son notables las diferencias que han dado un giro radical al panorama musical como, por ejemplo, que antes era inconcebible no tocar junto a la orquesta o el guitarrista, frente a los modernos equipos de sonido que te permiten cantar sin la presencia de ningún músico o, incluso, hacer 'playback'. La calidez y el riesgo del directo ha sido la gran pérdida que ha traído consigo la tecnología.

Notas a José Hierro

Precisamente una música y un directo que Victoria Soto y Alberto Lemaur han plasmado en varios discos. Entre ellos, ambos destacan la producción del cedé dedicado a los poemas de José Hierro. Un tiempo de bolero en el que los poemas son recitados al compás de un violín que, según la cantante, «es su manera de describir lo que es el amor; su parte hetérea con la melodía y lo humano con la letra y la voz».

Asimismo, la pareja presume de contar con un repertorio cuidado y escogido en el que se encuentran boleros tan conocidos como 'Aquellos ojos verdes' o canciones como 'Alfonsina y el mar'.

En cuanto a la profesión, la pareja, Soto y Lemaur, no se dedica exclusivamente al mundo de la música ya que «es de las más duras. Te encuentras puertas cerradas y zancadillas. Quien verdaderamente continúa es por vocación», dicen. Esta pasión es lo que les ha llevado a compaginar la canción con la familia, la casa y el trabajo.

Finca Altamira

Entre los escenarios en los que han actuado, el matrimonio destacó el del centro de mayores de la Finca Altamira en Santander. Un lugar al que, ambos, han acudido en numerosas ocasiones para deleitar al público que acude a las actuaciones que se convocan en verano.

Este año, durante su actuación que tuvo una gran afluencia de público, Victoria y Alberto se mostraron «muy orgullosos de trabajar en un sitio cómo éste, porque el trato es inmejorable y el ambiente estupendo».

Para todos los que estén interesados en escuchar las tonadillas españolas de la voz de Victoria Soto y la guitarra de Alberto Lemaur, tendrán que trasladarse a Madrid. La pareja se marchará a la capital a principios de octubre, para actuar en la Casa de Extremadura y en la de Asturias.



 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo