Miércoles, 6 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

CULTURA

Arte
Sanar las heridas de la historia
Comienza la restauración de los frescos de Luis Quintanilla adquiridos por la UC El artista cántabro reflejó los horrores de la Guerra Civil en cinco murales, que han sido maltratados durante décadas
Sanar las heridas de la historia
Pilar Roig y Julia Osca analizan y toman nota de las intervenciones que tendrán que realizar en los próximos dos meses. / BRUNO MORENO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
EL TRABAJO
Contenidos: restauración de cinco paneles de pintura mural al fresco sobre estructura-bastidor de madera que Luis Quintanilla pintó en 1939: 'Dolor', 'Hambre', 'Destrucción', 'Huida' y 'Soldados'.

Técnicos: un equipo del Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universidad Politécnica de Valencia.

Directoras: Pilar Roig y Julia Osca, bajo la coordinación de Javier Gómez.

Plazo: dos meses.

Presupuesto: 22.040 euros.

Mecenazgo: Banco Santander, a través de la División Global Santander Universidades.

Publicidad

Un equipo del Instituto de Restauración del Patrimonio de la Universidad Politécnica de Valencia comenzó ayer a restaurar los frescos del pintor Luis Quintanilla que recientemente adquirió la Universidad de Cantabria. La restauración de los cinco paneles murales cuenta con el mecenazgo del banco Santander que, a través de su División Global Santander Universidades, ha colaborado además en el traslado de los frescos desde Nueva York a España y en su instalación en la que será su sede permanente: el Paraninfo de la UC.

Los trabajos son dirigidos por las profesoras de la Politécnica de Valencia, Pilar Roig y Julia Osca, bajo la supervisión y coordinación de Javier Gómez, profesor y director de Exposiciones de la UC. El plazo previsto es de dos meses, con el objetivo de que puedan ser expuestos al público a partir del próximo septiembre, y el presupuesto de la restauración asciende a 22.040 euros. El coste total de la operación, incluida la compra, restauración y transporte, llega a los 140.000 euros.

Las labores se realizan durante mañana y tarde en el propio Paraninfo de la UC, en donde se encuentran instalados los paneles murales desde su llegada a Santander, el pasado mes de marzo.

'Desaparecidos'

La Universidad de Cantabria rescataba y trasladaba a Santander el 15 de marzo los cinco frescos del pintor santanderino Luis Quintanilla, obras que este artista exiliado en Nueva York a raíz de la Guerra Civil Española pintó, por encargo del entonces gobierno de la República Española, para la exposición universal que tuvo lugar en el año 1939 en la ciudad norteamericana. Una muestra previa de la obra de Quintanilla en el Museo de Arte Moderno (MOMA) de Nueva York, llevada a cabo en 1938, en plena guerra española, bajo el título 'Ama la paz, odia la guerra', tuvo un gran éxito y acogida, lo que propició que le encargarán los frescos para la Exposición Universal.

Los cinco murales adquiridos por la UC han permanecido desde entonces 'desaparecidos', un hecho al que contribuyó el propio artista en su deseo de proteger esta obra. Aparecen, sin ninguna medida de protección, en la década de los noventa, en el garaje del propietario del cine 'The Bleecker Street Cinema'. Entonces se inició un largo proceso de negociación para su adquisición -el propietario comenzó pidiendo 2 millones de dólares y finalmente los vendió por 100.000- y resolución de trá- mites administrativos, que concluyó cuando la UC, con la ayuda del Santander, se encarga de su traslado definitivo a Cantabria.

Múltiples 'heridas'

Las obras consisten en cinco paneles de pintura mural al fresco sobre estructura-bastidor de madera que Luis Quintanilla pintó en 1939. Sus títulos son 'Dolor', 'Hambre', 'Destrucción', 'Huida' y 'Soldados', y miden 2 x 2,5 metros, excepto 'Hambre', de dimensiones menores: 2 x 1,5 m. Es precisamente este el panel que, a juicio de los expertos, presenta un aceptable estado de conservación en comparación con los otros cuatro, por haber estado los últimos quince años expuesto en una habitación de la vivienda del anterior propietario en mejores condiciones que el resto. Por su parte, la pieza titulada 'Huida' es la que presenta mayores daños.

Las 'heridas' más notables son, entre otras, agujeros de taladros, cola y papel pegado, graffiti en el rostro de algunos personajes realizados con rotulador negro, descamaciones y pérdida de película pictórica, concreciones de yeso, huellas dactilares de aspecto graso y, en general, arañazos, golpes y suciedad generalizada.

El equipo de expertos de la Politécnica de Valencia se encargará durante las próximas semanas de llevar a cabo una minuciosa intervención que restaure estas valiosas obras de Quintanilla, cuyo valor pictórico y simbólico las hizo ganar el apelativo de 'Los otros Guernicas'. Ya desde su nacimiento, la obra universal de Picasso y los frescos del artista santanderino guardaron muchos paralelismos: surgen de dos encargos del mismo gobierno español para sendas citas internacionales: la primera, a Picasso para la exposición de París de 1937; la de Quintanilla con destino al pabellón en la Exposición Universal de Nueva York del 39. Y curiosamente la misma empresa de transporte que hace 25 años trajo el 'Guernica' a España, se ha encargado ahora del periplo Nueva York-Luxemburgo-Santander de estas obras que, por fin, podrán ser exhibidas en Santander. «Tienen una calidad acorde con su contenido y circunstancias, constituyendo un gran legado que refleja la pérdida de valores que ocasiona una guerra, plasmado con una sensibilidad extrema», destaca al respecto Federico Gutiérrez-Solana, rector de la UC.

 
Vocento

Contactar | Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad | Publicidad | Master El Correo

Canales RSS