Aparecen pintadas contra la junta vecinal en la iglesia gótica de Udalla

Las pinturas se han realizado en la iglesia de Santa Marina, que es Bien de Interés Cultural. /Irene Bajo
Las pinturas se han realizado en la iglesia de Santa Marina, que es Bien de Interés Cultural. / Irene Bajo

Los dos ábsides ha sido objeto del acto vandálico en el que arremeten contra los miembros de la Junta Vecinal llamándoles «ladrones»

IRENE BAJOAmpuero

La iglesia de Santa Marina de Udalla, un edificio gótico declarado Bien de Interés Cultural en 1984, ha aparecido esta semana con unas pintadas en sus ábsides en las que se pueden leer acusaciones contra los miembros de la junta vecinal y mensajes como «Junta ladrones» y «J.V. ladrones templarios».

Estos hechos han sido denunciados ante la Guardia Civil por la Agrupación Socialista del Ayuntamiento de Ampuero y la Junta Vecinal de Udalla tiene pensado hacer lo mismo, según señaló ayer su presidente, Pedro Cano.

En su denuncia, los socialistas señalan que los hechos ocurrieron en la noche del domingo al lunes, desconociéndose quienes pueden ser el autor o autores de las pintadas. Explican los socialistas que la denuncia «no se interpone por los insultos a la Junta Vecinal», sino por tratarse de «una iglesia gótica, del siglo XIII» que «fue declarada Bien de Interés Cultural en 1984».

Estas pintadas se producen un mes después de que este periódico diera a conocer la situación de embargo de la Junta Vecinal de Udalla por el impago del abastecimiento de agua al Gobierno de Cantabria. La junta no abona esta tasa al Ejecutivo desde 2012 y acumula una deuda de 102.873 euros, cantidad a la que hay que sumar los recargos correspondientes.

El presidente de la Junta Vecinal, Pedro Cano, lamentó ayer la acción de los vándalos, especialmente por tratarse de un edificio histórico como es la iglesia de Santa Marina. Se refirió también a los mensajes que tildó de «burradas» y afirmó que «hay una deuda con el agua, pero de ahí a llamar ladrones a nadie, cambia mucho la cosa».

Por su parte, el alcalde de Ampuero, Patricio Martínez, recordó que Santa Marina es uno de los edificios más importantes del patrimonio del pueblo y, a su juicio, «hay otros cauces» para manifestar la desconformidad aunque, por otra parte, «hay motivos para ello». Martínez aclaró que el Ayuntamiento de Ampuero asumirá la recaudación del agua, pero no la deuda, que «es de quien la contrae».

La Junta Vecinal de Udalla acordó hace unos días que la gestión del agua pase a manos del Ayuntamiento de Ampuero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos