La escuela de folklore regulariza su situación y se convierte en asociación

La escuela de folklore regulariza su situación y se convierte en asociación
Javier Rosendo

La portavoz de IU y concejal de Cultura denuncia que la actividad se realizaba de forma irregular

LUCÍA ALCOLEA

La escuela de folklore de Cabezón de la Sal es ahora la Asociación Municipal de Folklore de la localidad. La medida se ha llevado a cabo a raíz de la denuncia de la portavoz de Izquierda Unida en el Ayuntamiento y concejal de Cultura, Raquel Fernández, que puso de manifiesto la situación de «irregularidad» en que se encontraba la escuela, una seña de identidad en el municipio, que creó hace setenta años la histórica escritora Matilde de la Torre. La concejal convocó el jueves una rueda de prensa para dar cuenta del ‘fraudulento’ funcionamiento de esta escuela, que no contaba con los permisos necesarios ni con la suficiente cobertura legal. De hecho, matizó, «ni siquiera estaba registrada», a pesar de que el Ayuntamiento continuaba destinando una partida presupuestaria a dicha actividad.

Actualmente, la escuela, ahora asociación, está compuesta por 75 alumnos, 10 profesores fijos y entre 3 y 6 eventuales, «que han estado cobrando sus retribuciones de forma irregular», como también sucedía con la tasa que pagaban los alumnos por asistir a las clases. Se trata de una situación «que se viene arrastrando desde unos 30 años» y que según Fernández, «que yo sepa, hasta ahora nadie se ha molestado en solucionar». La política llegó a definir la escuela como una especie de «fantasma» que no figuraba como tal.

Al convertirse en asociación, «podrá recibir las subvenciones que el Ayuntamiento otorga a las entidades culturales del municipio, así como optar a otro tipo de ayudas». La concejala, que además fue elegida entre la junta directiva para presidir la asociación, valoró la posibilidad de que incluso en un futuro, «la escuela y el Ayuntamiento puedan firmar un convenio de colaboración del que nos beneficiaremos todos». A la rueda de prensa asistieron también Ascensión Labrados y Rafa Arana, que han formado parte de la escuela desde hace más de treinta años. Por su parte, la política agradeció el trabajo de todos los componentes «porque gracias a ellos la escuela puede seguir hacia adelante».

La asociación ya cuenta con un número de identificación fiscal y está registrada como tal, «pero aún quedan algunos trámites que realizar».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos