El juez investiga por el homicidio del octogenario de Carasa a su hija y a la pareja de ésta

El juez investiga por el homicidio del octogenario de Carasa a su hija y a la pareja de ésta

Las dos mujeres, que se encuentran en libertad condicional, se han negado a declarar ante el magistrado de Laredo que instruye el caso

CONSUELO DE LA PEÑA SANTANDER.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Laredo investiga por un presunto delito de homicidio a dos familiares del hombre de 86 años, que falleció en Carasa (Voto) el pasado 11 de julio y cuya autopsia reveló días después que pudo tratarse de una muerte traumática. Las investigadas (antes imputadas) son la hija del octogenario y la compañera sentimental de ésta. Ambas convivían desde hace años con el anciano y se ocupaban de su cuidado y atención.

En un principio nada hizo sospechar que se trataba de una muerte violenta. Pero el informe de la autopsia reveló que el fallecimiento del anciano deriva de la rotura de una vértebra cervical. Fuentes próximas al caso señalaron a este periódico que el estudio forense determina que esa fractura se produjo como consecuencia de haber empujado la cabeza de la víctima hacia atrás con gran fuerza, una mecánica solo compatible con una muerte traumática ocasionada por otra persona.

Sin embargo, el anciano no presentaba golpes ni heridas de defensa en el cuerpo derivadas de una hipotética agresión, ni había signos de violencia en la cama donde fue hallado, ni en habitación que ocupaba, ni en la casa.

Hoy declaran como testigos la médico de Bádames y un yerno de la víctima

El Juzgado de Instrucción número 2 de Laredo abrió diligencias penales tras conocer que las conclusiones de la autopsia apuntaban a un presunto delito de homicidio. Desde el primer momento las sospechas recayeron en las dos mujeres que convivían con la víctima, por lo que fueron citadas a declarar como imputadas ante el juez. Pero no llegaron a hacerlo al acogerse a su derecho a guardar silencio. El juez las dejó en libertad condicional con cargos.

Ver más

Las investigadas únicamente han contado su versión de los hechos a la Guardia Civil, que las tomó declaración tras conocer el óbito. Entonces señalaron a los agentes que acostaron al anciano «como todos los días» y no observaron nada extraño, hasta que al día siguiente, cuando le fueron a levantar, se lo encontraron muerto. Alarmadas, la hija del fallecido llamó a una hermana que vive en un pueblo cercano, y ésta alertó a su marido, que declarará hoy, y así toda la familia fue conociendo el fatal desenlace. Llamaron también a la médico del centro de salud de Bádames que acudió al domicilio y, en principio, no observó nada sospechoso en el fallecimiento.

Autopsia

A la vivienda acudieron también agentes de la Benemérita, el forense y personal judicial para realizar el levantamiento del cadáver. En la primera inspección que realizaron los efectivos de Policía Judicial no observaron «ningún tipo de indicio» que apuntara a una muerte violenta. El cuerpo fue trasladado al Hospital Valdecilla para la realización de la autopsia, cuyas conclusiones determinaron la apertura de una investigación por un presunto homicidio. El abogado de las imputadas, Manuel García Oliva, va a solicitar un nuevo informe forense sobre las causas de la muerte, según ha sabido este periódico.

El suceso ha conmocionado al municipio. El fallecido tiene ocho hijos, algunos de los cuales viven en la zona. Fuentes próximas al caso aseguran que ninguno de ellos da crédito a la intervención de las investigadas en la muerte del anciano. «Defienden a su hermana, pero también a la pareja sentimental de ésta, a la que el octogenario trataba como una hija más», comentan.

En Carasa, un pequeño pueblo de Voto cuya población no llega a los 500 habitantes, tampoco dan pábulo a las sospechas que recaen sobre las encausadas. La pedánea de la localidad, Sheila Pérez, manifestó su «sorpresa» por las indagaciones judiciales, mientras que el alcalde de Voto, José Luis Trueba, ha pedido «prudencia» hasta que la Justicia resuelva.

Fotos

Vídeos