Limpias ordena al dueño de la casa-torre de Palacio que ejecute obras de mejora

Limpias ordena al dueño de la casa-torre de Palacio que ejecute obras de mejora
Sane

El conjunto, que podría ser la casa más antigua del municipio, se conforma de una torre medieval y una casa renacentista

IRENE BAJO

El Ayuntamiento de Limpias ha dictado orden de ejecución de obras al propietario de la casa-torre de Palacio para acometer el arreglo del tejado del edificio que se vino abajo y los trabajos necesarios para el mantenimiento de la estructura de la casa.

Se trata de un edificio que es Bien Inventariado, es decir, que está incluido en el Inventario General del Patrimonio de Cantabria. La casa presenta un estado «bastante deteriorado», según indicó la alcaldesa de Limpias María del Mar Iglesias, que explicó los motivos de este expediente. Sin embargo su propietario parece que sí tiene intención de realizar obras de mantenimiento en el edificio y de hecho, ha contratado a una arquitecta para valorar el edificio y determinar qué obras habrá que llevar a cabo.

El motivo por el que este inmueble tiene tal valor cultural para los limpienses es su antigüedad y su historia. El edificio tiene una parte medieval –la torre– y otra que pertenece al Renacimiento –la casa adosada– y «será posiblemente la casa más antigua que tenemos en Limpias», según la alcaldesa.

De hecho está incluida en la ‘Lista roja del patrimonio’ de la Asociación Hispania Nostra, que recoge aquellos elementos del patrimonio cultural nacional en riesgo de desaparición, destrucción o alteración esencial de sus valores. Según se detalla en esta lista de edificios malogrados, la torre fue en 1440 la vivienda de Pedro Gil de Palacio y su mujer María García de Alvarado. La tradición dice que en 1498 se hospedó en ella Juana la Loca en su camino desde Castilla, pasando por Laredo, a Flandes, lo cual «podría ser cierto pues la torre se halla en el antiguo Camino Real». A mediados del siglo XVI, delante de la torre se adosó un cuerpo de casa.

Sin embargo este Bien Inventariado ha vivido momentos de mayor esplendor. La cubierta de la zona del edificio más actual se hundió hará cosa de un mes, tal como explicó la expresidenta de la asociación Limpias 21, Silvia Ayestarán, hecho que ella misma puso en conocimiento del Ayuntamiento, que actuó emitiendo una orden de ejecución de obras, previo informe de la técnico municipal de urbanismo, así como de la Consejería de Cultura.

Mal estado

Ayestarán puso el acento en lo «mal conservada» que está la casa, con grietas en las paredes y la cubierta ahora hundida, por lo que la actuación «debe ser urgente». Asimismo, manifestó su «satisfacción» por la orden de ejecución de obras, si bien lamentó que haya tenido que ser ella la que de la voz de alarma y no el Consistorio el que haya actuado de oficio.

Según esta orden, el Ayuntamiento le da al propietario un periodo de tres meses para que tome medidas encaminadas a su conservación. Concretamente, se le insta a la reparación del tejado y a restaurar, al menos, los elementos estructurales, como las paredes, para que se sostenga la edificación. Asimismo tendrá que hacer una limpieza generalizada y eliminar los anexos que se han ido añadiendo por sus diferentes inquilinos. Según Iglesias el propietario «están en el proceso y en la disposición de tomar medidas para que eso no se venga abajo».

Temas

Limpias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos