Pico Velasco, el origen de un ilustre linaje

En 2017. El edificio, que ha experimentado una notable transformación, estaba prácticamente en ruina. Las labores de restauración dejan ver con claridad cuál es la parte nueva y cuál la original del edificio. /DM
En 2017. El edificio, que ha experimentado una notable transformación, estaba prácticamente en ruina. Las labores de restauración dejan ver con claridad cuál es la parte nueva y cuál la original del edificio. / DM

Francisco de Velasco mandó levantar el edificio en 1653 y más de tres siglos después sigue en pie y es propiedad del presidente de Volkswagen La casa solariega de Carasa es el germen de una de las estirpes medievales más poderosas en la época

IRENE BAJO CARASA.

La casa de Pico Velasco, situada en el barrio de Angustina de Carasa (Junta de Voto) guarda de muros hacia adentro retazos de historia que vienen a sustentar que antaño perteneció a uno de los linajes medievales más poderosos de Castilla. Según los estudiosos en la materia, lo que queda del edificio actual lo mandó construir, en 1653, el primer marqués de la estirpe de los Pico Velasco, un apellido que figura en su escudo y que dio nombre a la casona solariega, antiguamente fortificada, también conocida como 'Casa de los Godos'. El inmueble fue adquirido hace algunos años por el actual presidente de Volkswagen, Herbert Diess, quien procedió a rehabilitar lo que quedaba en pie del edificio. Una restauración que ha sido muy cuestionada por los amantes del patrimonio.

La historiadora María Celestina Losada explica que, aunque la documentación anterior al siglo XIV es «insegura y escasa», todo apunta a que la familia Velasco fue una de las sagas más importantes y cercanas a la familia real en su época. Losada es autora del 'Catálogo monumental del municipio de Voto', donde se documenta la relación y la influencia de esta estirpe en la Junta de Castilla. De hecho, y aunque hay distintas versiones sobre los antiguos moradores del edificio, historiadores y estudiosos de su genealogía coinciden en que en Carasa se encuentra «el germen del linaje de Velasco», tal como apunta la historiadora en su libro.

Pero el principio de esta historia se escribe en el tiempo de los godos, o más bien en la última etapa de su dominio en la península. Así lo dejó escrito el historiador Lope García de Salazar en el siglo XV, que recoge en sus escritos como en el año 650 «arribaron los godos a Santoña». El historiador ya daba por probado entonces que la Casa de Velasco fue fundada por «un caballero de los godos... que pobló Carasa e hizo allí sus palacios». Dicho noble llevaría ese ilustre apellido y habría edificado una torre -hoy no existe- que es la que se considera el solar original de los Velasco.

Pero existen otros textos históricos que alimentan esta teoría de García Salazar. Otro estudioso de la misma época, Hernando del Pulgar, también hizo referencia a la procedencia de los Velasco, localizando su origen en una casa «fuerte», entre Angustina y Carasa. Además, también hay una mención en otro texto anónimo del siglo XVI donde se dice que, entre estas dos localidades antes mencionadas, se encuentra la casa solariega de los Velasco. El propio Condestable de Castilla, Pedro Fernández de Velasco, lo ratificó en el siglo XVI.

Todas estas narraciones le han dado al mítico edificio el sobrenombre de 'Casa de los Godos', por el que también se la conoce. La torre original desapareció y fue ya, en el año 1653, cuando Francisco de Velasco y Alvear, primer marqués de Pico Velasco, maestre de Campo General y gobernador del castillo de Amberes, mandó construir la casa que se ha mantenido, en mejor o peor estado de conservación, hasta su reciente rehabilitación, en la que ha perdido buena parte de sus rasgos identitarios. Esta segunda casona sí está documentada fehacientemente, sin tener que recurrir a reconstruir la historia.

Pero ¿quiénes eran los Velasco?. Ni más ni menos que uno de los linajes más influyentes de la época. Lograron el título hereditario de Condestables de Castilla, el más importante después del Rey. Acerca de su influencia, Aurelio Riancho, miembro del Grupo Alceda, detalla que desde Carasa los Velasco llegaron a Castilla y se asentaron en Medina de Pomar, donde levantan el castillo que se mantiene en pie y el monasterio de Santa Clara para ser enterrados. También construyeron en la catedral de Burgos la capilla del Condestable, la mas importante de la catedral. Ostentaron, además, los títulos de Condes de Haro, el ducado de Frías y una larga lista de marquesados.

Lamentablemente, de esa casona del XVII poco queda. Los vestigios de tan célebre abolengo se hallan en el blasón que aún se aprecia en la fachada y que testimonia el poderío de los herederos de la noble saga, recogiendo las armas de Arce y de Velasco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos