Voto asegura que la obra en la Casa de Pico Velasco tiene el aval de los técnicos

La rehabilitación en la Casa de Pico Velasco ha generado las primeras críticas de los defensores del patrimonio. /Antonio 'Sane'
La rehabilitación en la Casa de Pico Velasco ha generado las primeras críticas de los defensores del patrimonio. / Antonio 'Sane'

La Consejería de Cultura sostiene que el Ayuntamiento no le ha enviado la licencia para los trabajos ni le informó del inicio de los mismos

Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

La controvertida rehabilitación de la Casa de Pico Velasco, situada en Carasa y que ya ha generado las críticas del grupo de defensa del patrimonio Alceda, cuenta con los informes favorables de los técnicos del Ayuntamiento de Voto. Así lo asegura el alcalde, José Luis Trueba, que matiza que aún no se ha registrado el fin de obra en el Consistorio. «Cuando lo tengamos, serán los técnicos los que vayan a inspeccionar los trabajos y comprobaremos que todo se ha llevado a cabo de la manera correcta. En caso contrario, actuaremos», sostiene.

Como recordaba Alceda, en 1997 Voto publicó el catálogo monumental del municipio incluyendo la catalogación histórico-artística del inmueble. En 2008, la Dirección General de Cultura declaró la Casa de Pico Velasco edificación a proteger, integrándola en el Inventario General del Patrimonio Cultural de la Comunidad como «ejemplo de la arquitectura civil del siglo XVII», y también el Gobierno hizo lo propio en la categoría de «bien protegido» para preservar su imagen y carácter ante las posibles destrucciones o transformaciones que pudieran amenazarle en el futuro. Fruto de esta inclusión, y respetando la Ley de Patrimonio, «las actuaciones que se pretendan hacer en un bien inventariado han de respetar las características esenciales del inmueble, se conservarán las características tipológicas, morfológicas, espaciales y volumétricas más significativas, y se respetarán o acrecentarán los valores del mismo».

El edificio fue aumentando su deterioro, por lo que fue necesaria una rehabilitación. La reparación, según la asociación, «es una obra nueva. En el interior de los antiguos muros de piedra se ha construido un moderno edificio que asoma y altera notablemente el alzado del inmueble original, transformándolo en algo absolutamente irreconocible», reprocha.

El Gobierno evaluará la necesidad de eliminar o mantener el grado de protección del inmueble

Ante esta situación, la Consejería de Cultura se pronuncia y precisa que la casa «está incluida en el inventario de bienes de interés cultural, es decir, la figura de protección más baja. Por ello, los proyectos de rehabilitación y las intervenciones que pudiera sufrir este inmueble no necesitan pasar por la Comisión de Patrimonio Edificado», ya que las solicitudes solo requieren un informe técnico y la aprobación del consejero del ramo.

El Ejecutivo dice que desde el año 2012 existe un dictamen favorable de la oficina técnica de la Consejería sobre el proyecto de rehabilitación y de cambio de uso. Asimismo, hay registrado otro informe favorable al proyecto de rehabilitación presentado en el año 2014, más concretamente el 20 de enero, en donde reza que «cumple con las determinaciones del artículo 67 de la Ley de Patrimonio Cultural de Cantabria». Cultura apostilla además que la situación de esta casa antes de la rehabilitación era calificada por los técnicos como «arruinada y sin cubierta», abunda.

Últimas actuaciones

El departamento que dirige Ramón Ruiz va más allá y precisa que, en la actual legislatura, «esta consejería solo ha intervenido en este caso informando favorablemente de una petición de cambio de uso que nos enviaron los propietarios en marzo de 2017. Cambio de uso que ya había sido concedido en otra petición del año 2012, como se ha señalado anteriormente. En estos momentos se ha solicitado al Ayuntamiento de Voto el preceptivo permiso que los propietarios de este inmueble tienen la obligación de pedir, ya que en la actualidad dicho documento no está en la Dirección General de Cultura».

El responsable técnico del proyecto dice que la casa estaba en ruinas y con derrumbes parciales

No solo eso, sino que «se ha recordado al Consistorio que, como recoge el artículo 67 de la Ley de Patrimonio, tiene la obligación en un plazo de 10 días antes de su comienzo de informar a esta dirección general del inicio de estas obras, aviso que tampoco ha llegado».

Desde el Gobierno insisten en que «una vez recopilados estos documentos, es voluntad de la Consejería de Cultura llevarlos a la Comisión de Patrimonio Edificado para que informen sobre la necesidad de eliminar o mantener el grado de protección que tiene la Casa de Velasco».

Los responsables técnicos de la rehabilitación, precisan, sin embargo, que la casona se hallaba en «estado de ruina inminente» cuando se tramitó un expediente previo a la ejecución de los trabajos, allá por 2014. «Fue una época de muchas lluvias que contribuyeron a empeorar el estado del inmueble con derrumbamientos parciales. Lo que quedaba de la Casa original no era más que el contorno de piedra».

Tras abundar en que se ha respetado la legislación vigente en cuanto a patrimonio cultural -ofrece dos opciones, una recreación similar al aspecto original o una rehabilitación más moderna-, el arquitecto insiste en que «lo poco que quedaba de las ruinas se ha puesto en valor», además de incidir en el respeto a estos elementos iniciales al haber trabajado con cristal. La Casa de Pico Velasco estará acabada en 2018 como establecimiento rural.

Fotos

Vídeos