Inhabilitan para ejercer cargo público al edil «tránsfuga» del PP en Medio Cudeyo

El juzgado considera probado que Francisco Javier Cayón cometió un delito de infidelidad en custodia de documento y violación de secretos

ELENA TRESGALLO MEDIO CUDEYO.

El Juzgado de lo Penal número 3 de Medio Cudeyo ha condenado a un año y seis meses de inhabilitación especial para cargo público al exedil del PP de Medio Cudeyo, Francisco Javier Cayón Llarena. Su delito, para el que cabe recurso, es el de haber extraído los exámenes ya corregidos de las pruebas de selección de técnicos de educación infantil para la convocatoria 'Medio Cudeyo Familiar 2013', cuando él mismo era concejal de Empleo, y con el agravante de que la hija de su pareja sentimental participó en el proceso.

El juzgado de lo Penal número 3 de Santander considera como hechos probados que Francisco Javier Cayón «se interesó por los exámenes» de técnico de educación infantil a los que concurrió la hija de su pareja y accedió «por razón de su cargo» como concejal de Empleo de Medio Cudeyo a las pruebas de selección «obteniendo sin autorización de los participantes y en función del interés personal que le movía» una fotocopia de las pruebas de los examinados y su puntuación, extrayéndolos de las dependencias municipales y entregándoselos a un tercero para obtener una segunda corrección.

Previamente, y según las declaraciones de la entonces concejal de Cultura, Lara Sastre, y de la técnico cultural, Laura Lorenzo, el edil ahora condenado trató de presionarlas para averiguar el contenido de las pruebas, llamando «insistentemente» a ambas e incluso advirtiendo a la edil de que participaba la hija de su pareja. «Hazlo como quieras, pero tiene que entrar sí o sí», declaró Sastre respecto a las exigencias del concejal.

Del mismo modo, según las testigos, Cayón también trató de presionar a la entonces técnico cultural, Laura Lorenzo, como encargada de corregir las pruebas, llamándola incluso a su casa, preguntando donde estaban los exámenes.

A la par, la versión que mantiene el exconcejal en su defensa durante el juicio, y que recoge el mismo auto, es que «sí» fotocopió los exámenes «tres meses después de la prueba» y se los entregó a un tercero que tenía una empresa de animadores culturales con la intención de que los revisara afirmando «que estaban mal corregidos habiendo variado el resultado de las puntuaciones de algunos aspitrantes, alegando que no estaba bien hecho y que se había falseado el resultado, dándose las plazas a dedo», resumió. A la par, negó que hubiese llamado a la concejal y a la técnico exigiéndoles que favoreciesen la entrada de la hija de su pareja, como así atestiguaron Sastre y Lorenzo. «Ambas testigos desmintieron al encausado evidenciando su interés personal sobre una de las candidatas», resume el texto de la sentencia.

El exconcejal ahora condenado, también añadió en su defensa que cuando sacó los exámenes del Ayuntamiento lo hizo «inocentemente y pensando que no hacía mal a nadie», replicó. No obstante, las declaraciones de las testigos y las pruebas aportadas a juicio han bastado a la justicia para condenar a Cayón por un delito de «infidelidad en custodia de documento y violación de secreto». La sentencia no solo lo inhabilita un año y medio como cargo público, sino que le impone una multa que sobrepasa los 3.000 euros por sustraer los exámenes y entregárselos a un tercero. También le imputa las costas, incluidas las de la acusación (el Ayuntamiento de Medio Cudeyo), aunque cabe recurso.

«Tránsfuga»

El concejal se marchó al grupo mixto en enero de 2014, alegando «desavenencias» con la entonces alcaldesa del PP María Antonia Cortabitarte. Su marcha provocó la perdida de la mayoría absoluta para los populares de Medio Cudeyo. Por ello, desde su partido se le consideró un «tránsfuga» y se le expulsó. El partido La Unión lo incluyó en sus filas como número uno en las siguientes elecciones, pero no obtuvo representación.

Fotos

Vídeos