Los Corrales de Buelna abre el túnel del tiempo hasta el siglo I a.C.

Momento de la apertura del Templo de Jano en el primer día festivo de las Guerras Cántabras/
Momento de la apertura del Templo de Jano en el primer día festivo de las Guerras Cántabras

Cambios en el Gran Desfile General de Tribus y Legiones por motivos de seguridad

NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

Los Corrales de Buelna ha abierto el túnel del tiempo para retroceder hasta los últimos años del siglo I antes de Cristo, al momento en el que Roma decidió acabar con el último reducto rebelde en Hispania. Pero lo hace con los pies en el suelo, siguiendo las indicaciones de la Guardia Civil sobre las pautas de seguridad de una fiesta multitudinaria. De momento, el Gran Desfile General de Tribus y Legiones modificará ligeramente el recorrido para evitar posibles sobresaltos. En su paso por la Avenida Cantabria, el itinerario se desviará, antes del llegar al Ayuntamiento, hacia la calle Numancia, para entrar al Campamento junto al Circo Máximo, en el acceso norte. No cambia el desfile previsto para hoy domingo, el que protagonizarán los jóvenes festeros nacidos en los últimos 14 años, desde la plaza de la Constitución al Circo Máximo.

Ver más

La recreación histórica de las Guerras Cántabras, Fiesta de Interés Turístico Nacional desde 2008, arrancó ayer con la concentración de más de 1.300 personas ataviadas con todo detalle, todos preparados para rememorar durante los próximos diez días la conquista de Cantabria a manos del Imperio Romano. El Circo Máximo, uno de los escenarios de la celebración, se llenó de gladios, falcatas, pieles y corazas, que lucieron ante los cientos de espectadores que llenaron las gradas habilitadas para albergar 3.000 personas sentadas, aprovechando también la gran pantalla que permite no perderse ni un detalle de los actos.

Ante ellos la Sacerdotisa Drusila y la Pitonisa Selenia fueron las encargadas de encender el Fuego Sagrado y pronunciar los primeros augurios. Sobre el mismo escenario se dieron cita los personajes principales de la veintena de obras teatrales que recrearán la historia durante los próximos días, desde el Cesar a Corocotta, Agripa o Vadón, además de las citadas Drusila y Selenia, Cayo Antistio, las diosas Cantabria y Minerva o el druida Virón y Mecenas.

De ahí, personajes, festeros y visitantes se trasladaron al cercano campamento, 10.000 metros cuadrados que cuidan el detalle más que nunca, un acuartelamiento inaugurado cayendo ya la noche. Todos asistieron a continuación a la espectacular apertura de las puertas del Templo de Jano, estructura levantada a tamaño natural en ese mismo campamento, puertas que no se cerrarán hasta el último día de la batalla que ayer comenzó.

En la jornada de hoy sábado destaca, desde las ocho de la tarde en el Circo Máximo, la llegada a Cantabria del emperador Octavio Augusto. Un emperador que verá como el líder cántabro, Corocotta, reclama la recompensa que se ha puesto a su cabeza. Escenificación que dará paso, sobre las once de la noche, al renovado enfrentamiento bélico recreado por festeros corraliegos entre una unidad romana y un grupo cántabro defensor de su poblado, más espectacular, con más alicientes y más participantes que nunca. Entrenados durante todo el año, los legionarios tomarán al asalto un poblado cántabro, defendido por guerreros que nada podrán hacer ante el empuje romano. Unos morirán luchando, otros por el amargo y letal sabor del tejo.

Mejor sabor de boca dejó la inauguración del Tabernáculum Aguecan, junto al campamento, lugar de refrigerio para cuantos se acerquen a la fiesta los próximos días.

El sábado dará mucho más de sí. Se celebrará en el campamento el concurso de cocina cántabro romana, se contarán cuentos en el campamento cántabro y habrá juegos para los más jóvenes, los Ludi Juvenales abiertos a todos los menores que quieran disfrutar de esas actividades.

Fotos

Vídeos