Los Corrales pone en marcha una «campaña de vigilancia exhaustiva» contra los excrementos de perros

Los vecinos se han quejado generalizadamente contra la suciedad en las calles/
Los vecinos se han quejado generalizadamente contra la suciedad en las calles

La concejala de Servicios estalla contra la suciedad en las calles generada por las mascotas sin control de sus dueños

Nacho Cavia
NACHO CAVIASantander

La concejala de Servicios Municipales y Medio Ambiente de Los Corrales de Buelna, Isabel Fernández Quijano, ha estallado contra la suciedad que generan los excrementos de perros en muchas de las calles del casco urbano, haciendo muy complicado el paseo y ofreciendo una pésima imagen a vecinos y visitantes. La última en unirse al elenco de aceras 'minadas' ha sido la calle Asturias, donde ha ordenado echar arena para paliar el «deplorable» estado en el que había quedado tras el paso de al menos dos perros con sus respectivos dueños. Reconoce que le quita el sueño y que ya no sabe «cómo afrontarlo», pero sí tiene claro que como solución sólo ve ya la aplicación a rajatabla de la correspondiente ordenanza sancionadora. Ahí ha entrado la Policía Local, anunciando una «campaña de vigilancia exhaustiva» para paliar la situación.

Eso no quita para que siga intentando mejorar el estado de las calles, facilitando la recogida de excrementos a quienes optan por mantener una conducta marcada por la urbanidad, «que son la mayoría». El último intento ha sido la compra de cinco máquinas expendedoras de bolsas repartidas por algunos de los puntos más 'conflictivos' del municipio. ¿Servirá para algo? Ella misma se hace la pregunta e incluso la contesta: «por mí no va a quedar, voy a aplicar todas las posibles mejoras, pero reconozco, tras dos años intentándolo, que pocas cosas pueden paliar la absoluta falta de colaboración de algunos dueños de mascotas, impasibles ante la suciedad que generan sus animales».

Campañas sin efecto

Durante 2017 el Ayuntamiento lideró una campaña de concienciación para mejorar la situación de las calles que, según la Policía Local, tuvo consecuencias en un principio, cumpliéndose mayoritariamente la ordenanza reguladora de animales de compañía, que exigía la recogida de los excrementos en parques y vías públicas. Pero los agentes reconocen que «con el tiempo su cumplimiento se ha ido relajando». Una «problemática generalizada», según el responsable del Cuerpo, Ricardo Fernández, sobre todo en determinadas calles «en las que abunda esa práctica tan insana». Aunque bien es cierto que también aclara que la gran mayoría de los propietarios de mascotas siguen cumpliendo la ordenanza.

Carteles, expendedores de bosas, recintos específicos para mascotas, papeleras, campañas específicas de la Policía Local, muchas iniciativas pero el problema continúa. Por ello y «atendiendo una petición vecinal generalizada contra esa falta de respeto de propietarios de perro que no cuidan el pueblo» la Policía Local ha dado comienzo a una «campaña exhaustiva de vigilancia no solo de la no recogida de las heces, sino de todas las infracciones a la ordenanza de animales domésticos, denunciando todas las infracciones que observen y que contravengan la normativa de tenencia de mascotas», según ha explicado Ricardo Fernández, quien ha recordado que las sanciones van desde los 30 a los 300 euros según la infracción sea leve, grave o muy grave.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos