Los Corrales revive su memoria histórica

Los Corrales revive su memoria histórica

El Ayuntamiento está recogiendo en vídeo los recuerdos y anécdotas de los vecinos más veteranos

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

Los Corrales de Buelna quiere mantener su memoria viva, plasmar cómo se vivía a comienzos del siglo pasado, cómo era el pueblo, qué se hacía, qué lo diferenciaba de otros lugares. Y lo quiere hacer a través de sus principales protagonistas, los vecinos más veteranos del pueblo, recogiendo sus recuerdos, sus impresiones, anécdotas, detalles de aquellos tiempos, poniendo sobre la mesa lugares, juegos, empleos, personas que dieron forma a un siglo XX cargado de historia. Por todo ello el proyecto no podía tener otro nombre que el de 'Memoria', como apunta el concejal de Educación, Cultura y Ciudadanía, Roberto del Val, artífice de una iniciativa que de momento se ha centrado en las grabaciones realizadas a una treintena de vecinos de distintos pueblos y con pasados diversos, «para llegar más lejos, a más ámbitos si cabe».

El objetivo no es otro sino preservar esa memoria colectiva e incorporar al Ayuntamiento un archivo audiovisual con los recuerdos de personas que en su gran mayoría han superado ya los 70 años, habitantes de un valle sobre el que han ido contando sus vivencias y también las de sus antecesores, en un proceso de traspaso oral de pequeñas y grandes historias que de otra forma terminarían perdiéndose.

Según el concejal de Cultura la intención es incrementar las grabaciones en sucesivas fases

No podrá recuperarse el sonido de miles de albarcas tamborileando las calles, las mismas que calzaban los obreros que en días de lluvia se dirigían al trabajo, pero si el cómo se vivían aquellos días. No volverán los tiempos de las bicicletas llenando las calles hacia fábricas en las que trabajaban 4.000 personas, los grandes festivales de Quijano en Navidad, eventos deportivos al más alto nivel, hazañas de todo tipo de vecinos retratados en blanco y negro, pero permanecerán en la memoria colectiva a través de hombres y mujeres que han querido ponerse ante una cámara para evocar esas historias. Lo mejor es que para todos ha sido una gran experiencia. Ponerse delante de una cámara –«como en la tele», decía Isabel–, sentirse realmente protagonista y contar esas historias que ya casi nadie escucha.

Todos lo están haciendo con especial ilusión, esforzándose en llegar más allá en el tiempo de sus propias vivencias, contando en qué trabajaban sus padres, dónde compraban cuando se podía, las escuelas, las fiestas, los barrios en los que crecieron, los veranos en los ríos y piscinas con distinto horario para hombres y mujeres, las playas de Somahoz en el Besaya con chiringuito incluido. O las instalaciones deportivas que hoy son un orgullo y entonces, a mediados del siglo pasado, eran una referencia. El campo de fútbol Forjas de Buelna era la envidia del Sardinero. Y el chandal de los equipos corraliegos el deseo de los deportistas de la región. Como referencia a nivel nacional eran también los técnicos que salían de Aprendices o el nivel de empleo y poder adquisitivo del municipio.

El documental tendrá por eje el auge de Quijano, motor del desarrollo del pueblo

Tanta ilusión ha hecho a los entrevistados como la que están poniendo en el Ayuntamiento, «esperanzados», decía Roberto del Val, con un producto que llevará mucho trabajo. «Hemos dado el primer paso y ya está en marcha el proyecto, pero sabemos que será arduo el engranar el resultado, horas de grabaciones que habrá que estudiar e hilvanar», reconocía. Tiene claro que es un inicio que no pretende quedarse ahí, sino seguir adelante y acumular cuantos más recuerdos mejor, hacer muy grande la memoria colectiva de Los Corrales.

Si todo va bien, el primer documental, un resumen de esa primera etapa de grabaciones, editado por un equipo profesional, se podrá ver durante las próximas fiestas de San Juan, a finales del mes de junio.

Para la alcaldesa, Josefina González, es «emocionante» comprobar la respuesta de tantas y tantas personas a un proyecto que nació para «poner en el sitio que se merece nuestra historia, con sus luces y sombras, pero nuestra al fin y al cabo, y origen de lo que somos y seremos».

Cuatro patas para un banco de sensaciones: ilusión de los participantes, esperanza en el Ayuntamiento, emoción en la Alcaldía y expectación entre la ciudadanía ante el resultado. «Llegaremos a muchos ámbitos, seguramente no todo lo que podría contarse, pero estamos seguros de lograr algo bonito, importante para saber de dónde venimos y hacia dónde queremos encaminar nuestros pasos, dejando a las futuras generaciones una inigualable herramienta para responder a muchas preguntas que seguro se plantearán sobre los orígenes de su pueblo», apuntó Del Val.

Sin apenas haber terminado esa primera iniciativa ya surgen nuevas historias. Aquellas que a los entrevistados se les 'olvidó' contar. Las que surgieron cuando por la noche le dieron vueltas a la grabación. Así que para la próxima etapa habrá material de sobra y nuevos protagonistas que se sumen al proyecto.

Entre tanto se va dando forma a un trabajo que tendrá como eje la implantación y auge de la empresa que permitió el desarrollo de Los Corales, Trefilerías Quijano. Un documental en el que se podrán ver lugares escogidos especialmente, casonas solariegas, rincones elegidos por los protagonistas, fotografías inigualables, objetos en los que se detuvo el tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos