El Cristo de Los Corrales representará a Cantabria en Las Edades del Hombre

El Cristo de Los Corrales representará a Cantabria en Las Edades del Hombre
Nacho Cavia

La obra del escultor palentino Victorio Macho viajó ayer lunes desde el templo corraliego a la iglesia de San Pablo de Aguilar de Campoo, donde se mostrará de mayo a noviembre

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

Una de las principales piezas religiosas del patrimonio cántabro, el Cristo que esculpió el prestigioso artista palentino Victorio Macho para la iglesia parroquial de Los Corrales de Buelna, representará a Cantabria en la próxima edición de la exposición Las Edades del Hombre, que se abrirá este mes en Aguilar de Campoo.

Un equipo especializado de la empresa SIT se encargó ayer, lunes, del traslado de una pieza de un valor «incalculable», como recordaba el párroco de Los Corrales, Francisco Lledías, que supervisó paso a paso una operación más que delicada. La figura, de bronce, pesa algo más de 100 kilos y otros 200 se calculan para la cruz de madera, con lo que descolgar la escultura era una tarea ardua. Seis personas se ocuparon de esa labor. Media hora para sacarlo de la capilla en la que se muestra en la iglesia San Vicente Mártir y otra media para embalarlo y arrancar hacia la villa del norte de Palencia.

Todo fue bien para tranquilidad del párroco, que alabó el «mimo» con el que se realizaron las tareas. Bien diferente a la hasta ahora única salida del Cristo fuera del municipio, en el año 2000, a una muestra organizada en Santillana del Mar por el Museo Diocesano con motivo del Año Jubilar Universal. Entonces fue todo mucho más artesanal y el resultado no fue del agrado de Lledías. «El lugar en el que se expuso no permitía apreciar la valía de la obra y quedé algo decepcionado». Por eso, cuando en 2011 se le pidió el Cristo para las Edades del Hombre que aquel año se celebraba en Medina de Rioseco dijo rotundamente que la pieza no se movía. Algo que obligó a los organizadores, aconsejados por el propio sacerdote de Los Corrales, a exponer una copia que el propio Victorio Macho había hecho del Cristo corraliego.

'Mons Dei' será el título de la XXIII edición de Las Edades del Hombre en Aguilar de Campoo

Esta vez la proximidad de la sede de la exposición y el interés de los obispos de la Diócesis de Santander y Palencia han convencido al párroco para ceder la escultura. 'Mons Dei' será el título de la XXIII edición de la exposición de Las Edades del Hombre, que se celebrará en Aguilar de Campoo entre los meses de mayo y noviembre de 2018. «Nuestro Cristo se podrá ver en una sala de la sacristía de la iglesia de San Miguel junto a otras piezas semejantes», explicó Francisco Lledías.

La importancia de la pieza más emblemática que conserva la iglesia parroquial San Vicente Mártir de Los Corrales de Buelna queda patente por el repetido interés de auténticos especialistas en escultura religiosa por contar con esa escultura, un interés que se retrotrae a la época en la que se moldeó, en 1925 «aunque no llegó a nuestra iglesia hasta 1927, después de exponerse en los mejores ateneos de entonces entre Madrid y Santander», dijo.

Se trata de un Cristo Crucificado, trabajado en bronce patinado que, al igual que el resto de la obra arquitectónica que alberga esa escultura, fue encargada por Soledad de la Colina, esposa del empresario José María Quijano, al insigne artista castellano, el más respetado a principios del siglo XX. «Le dio total libertad y el resultado fue de un realismo tal que llamó mucho la atención por aquel entonces».

La obra fue considerada en su tiempo como única en el mundo, suscitando numerosas críticas de sectores muy conservadores debido a las innovaciones que el artista introdujo en la misma, como la falta de dolor en la expresión de la cara, la ausencia de corona de espino o de la herida de lanza en el costado, así como la forma de la Cruz, en tau griega. Polémicas que multiplicaron el interés por la escultura.

Ésta es la primera vez que, desde su llegada al templo corraliego, el Cristo sale de Cantabria y la segunda, con la de Santillana, que sale de Los Corrales. «Bien es cierto que había abandonado su ubicación, en una capilla lateral del templo, en algunas ocasiones. Fue alrededor de los años 50, con motivo de determinadas procesiones que se hacían por las calles del pueblo rogando por distintas misiones religiosas». Entonces eran los hombres los que, al modo de la Legión, con el Cristo tumbado, lo sacaban en procesión.

Así lo han tenido que sacar hoy también los operarios de la empresa SIT. Más de 300 kilos a hombros a través de los pasillos de la iglesia. Fuera esperaba una caja especial para encajar la pieza perfectamente y trasladarla a Aguilar. En la ciudad castellana esperaba una operación también muy complicada, meter el Cristo por una estrecha puerta. Pero, ya allí, ojos que no ven...

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos