Rescatan a once menores y tres monitores al quedar atrapados por el temporal en la Reserva del Saja

Javier Rosendo

La expedición de scouts catalanes ha pasado la noche en un gimnasio de Cabezón de la Sal y regresará este lunes a Cataluña | Los chavales y sus monitores, que estaban realizando una etapa del Camino Lebaniego, fueron hallados en Ovios, en tiendas de campaña, muy mojados y a tres grados bajo cero

Nacho Cavia
NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

La Guardia Civil, agentes del Medio Natural y los cuerpos de emergencias del 112 Cantabria rescataron el sábado por la noche a un grupo de scouts procedentes de un pueblo de Barcelona formado por once menores y tres monitores y que quedaron atrapados por la niebla, la nieve y la ventisca cuando realizaban la ruta conocida como el sendero del Saja, que discurre entre los municipios de Bárcena de Pie de Concha y Bárcena Mayor. Los jóvenes fueron hallados ya al anochecer a unos tres kilómetros de la ermita del Moral, en la pista de Ovios, resguardados en tiendas de campaña, pero «muy asustados, mojados y a tres grados bajo cero». Tras el rescate fueron trasladados al Centro de Salud de Cabezón de la Sal, donde cuatro de ellos fueron atendidos con síntomas de hipotermia leve. Entre los chavales también se registraron algunos cuadros de ansiedad.

Todos los chicos y sus monitores han dormido en el gimnasio Pozo de la Luz de Cabezón de la Sal, que fue acondicionado para darles cobijo con camas decidas por Cruz Roja. Todos volverán a pasar la noche de este domingo y el lunes regresarán a Cataluña.

La Guardia Civil junto con rescatadores del 112 y personal del Servicio de Montes del Gobierno de Cantabria consiguió rescatar, sobre las 20.30 horas de la noche del sábado, a once menores y tres monitores de un grupo de scouts de un pueblo cercano a Barcelona. Ellos dieron la voz de alarma cuando vieron que no podían continuar debido a la niebla, la nieve y la fuerte ventisca. Los jóvenes se encontraban realizando la primera etapa de unos veinte kilómetros, por la Reserva del Saja, del camino de Santo Toribio de Liébana, según informó la Benemérita en un comunicado.

Imágenes del rescate.
Imágenes del rescate. / 112

La alerta se recibió en torno a las 18.30 horas y hasta allí se movilizó a técnicos de rescate de la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, a un médico del equipo de rescate del helicóptero del Ejecutivo, a agentes del Medio Natural y a cinco patrullas de la Guardia Civil.

Los monitores facilitaron a los agentes unas coordenadas vía teléfono móvil con las que pudieron ser localizados. No obstante, los rescatadores llegaron a un punto en el que no se podía continuar con vehículos y dos Guardias Civiles y un agente del Servicio de Montes caminaron durante 1,6 kilómetros hasta encontrarlos. Cuando llegaron, según relataron los guardias que participaron en la búsqueda, los encontraron «metidos en tres tiendas de campaña». A la par, tuvieron que retirar la nieve a paladas para llegar hasta ellos.

Según relató a este periódico el agente del Medio Natural que les atendió en primer lugar junto a una pareja de guardias, Javier Renedo, les encontraron asustados y muertos de frío. «Estaban tapados con sacos y mantas, pero estaban muy mojados», relata. En paralelo, cuando los agentes les interrogaron sobre cómo se habían atrevido a salir con el aviso de temporal, los monitores «muy jóvenes», respondieron a sus rescatadores que no pensaban que iba a hacer tan mal tiempo.

Según el relato de los hechos, los chicos podrían haber pasado así unas tres horas, «a tres grados bajo cero», y en medio de una intensa ventisca. A la par, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) había anunciado con antelación un nivel de alerta naranja para toda esa zona.

Montañeros expertos en la realización de este tipo de rutas manifestaron a este periódico que la senda del Saja «no es complicada de hacer», pero que en la zona donde se perdieron suele haber mucha niebla «y carga mucho la nieve», dificultando la visibilidad. También señalaron que salir con este tiempo era «una temeridad».

Recibimiento en Cabezón

A su llegada a Cabezón de la Sal, en torno a las 22.20 horas, les recibió una comitiva municipal que les trasladó al restaurante El Paraíso, donde les dieron de cenar. También se les habilitó el gimnasio Pozo de la Luz para que pudieran pasar la noche.

Javier Rosendo

Los jóvenes tenían previsto hacer el camino lebaniego en varias etapas y habían traído consigo sus propias tiendas de campaña para ir pernoctando en ellas durante todas las jornadas que durase el trayecto hasta la explanada de Santo Toribio, por lo que no contaban con alojamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos