Una oleada de robos en las últimas semanas en Suances mantiene a los vecinos en alerta

Una oleada de robos en las últimas semanas en Suances mantiene a los vecinos en alerta

Durante el último mes y medio se han forzado al menos ocho propiedades entre casas particulares y locales comerciales del municipio

Sara Torre
SARA TORRESantander

La impotencia que sentía ayer Olvi Ruiz, vecina de Tagle, es lo que más recalcaba tras ser víctima de un robo en su casa la tarde anterior. Como la suya, otras cinco viviendas y dos peluquerías del municipio de Suances han sido objeto de circunstancias similares en el plazo de un mes y medio, aunque la mayoría de los casos se han producido en las dos últimas semanas.

Olvi dejó la casa vacía al salir por la tarde a un cumpleaños junto a su hijo y cuando llegó su marido a las ocho se encontró el percal: «Habían entrado por la puerta del jardín y nos habían dejado la casa revuelta. Habían forzado además la ventana, pero no lograron abrirla».

Se llevaron joyas como su anilllo de casada y otros objetos de oro suyos y del niño. Y también dinero del taller de su marido, que causalmente tenía encima de la mesita. Toda la ropa del vestidor se la encontró tirada por el suelo y todos los cajones del baño, abiertos.

«Entré con el niño y menos mal que había entrado mi marido primero y nos había avisado porque el crío se puso súper nervioso y empezó a llorar. En su habitación no entraron, por suerte, porque además, los Reyes tenían escondidos regalos como la PlayStation», detalla la mujer que considera que el hecho de que tuviera una perrita en casa pudo alertar a los ladrones. «No sé lo que han hecho con ella porque ahora está nerviosísima», contaba ayer.

«Había oído que había habido algún robo por la zona, pero no había prestado demasiada atención», aseguro.

Por ejemplo, a la casa de Tomás Gutiérrez, ubicada en la zona de la playa de Suances, entraron en Nochevieja a eso de las once, y según calculó la Guardia Civil por los desperfectos, estarían entre dos y cuatro minutos dentro.

«Estábamos todos dando un cotillón en El Muelle y mi padre, que estaba sentado cenando, se fue para casa porque se encontraba mal y se encontró al ladrón bajando por las escaleras. Nos imaginamos que habría otro ladrón abajo avisando y mientras mi padre cruzó la calle, reaccionó», explica Tomás, que cuenta que «en el poco tiempo que estuvieron les dio tiempo a revolver lo justo: «Cuartos, salón, cómodas, joyas...».

En Ongayo, han robado en dos casas, una de ellas es la de José Ángel Ayuso, quien explica que el martes pasado tenía a su suegra en el hospital y cuando volvió de allí a las nueve de la noche notó una corriente y se dio cuenta de que tenía «media casa desmantelada» y la otra media «sin tocar». De aquí, no se llevaron nada, pues como cuenta el afectado, hace dos años ya le había entrado en casa una banda profesional que se llevó todas las joyas y el dinero que tenía allí.

«¡Las están haciendo gordísimas!», exclama por otra parte, Julia Sousa, propietaria de la peluquería Julia, que relata que en la madrugada del miércoles pasado le saltó la alarma, en concreto, a las tres de la mañana. «Cuando llegué a la peluquería, vi que me habían hecho un agujero en una de las lunas de seguridad con la tapa de una arqueta. Le llevaron el cambio de unos trescientos euros y dos planchas de pelo de alta gama. Reconoce que sus pérdidas no han sido las más graves y que le molestaría aún más que entrasen en su casa, «porque en ese caso parece que te están vigilando». De hecho, bromea: «Cuando vine, incluso me puse contenta porque vi que estaba todo recogido».

En otra peluquería, Maxlook, del barrio de La Cuba también entraron en la noche del miércoles pasado. Se llevaron productos capilares, secadores, planchas y maquinaria en general, además de la caja registradora, que estaba vacía.

El alcalde de Suances, Andrés Ruiz Moya, lamenta que «todos los años por estas fechas ocurre lo mismo», y explica que tanto la Guardia Civil como la Policía Municipal están haciendo un trabajo de control y seguimiento.

No obstante, los vecinos reclaman más presencia policial para evitar este tipo de sucesos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos