El puente Renero de Los Corrales se cortará al tráfico el próximo verano

El puente Renero de Los Corrales se cortará al tráfico el próximo verano
N. C.

Está previsto que hoyse retomen las obrasde construcción del nuevo viaducto que la Confederación paralizóa finales del pasado año

NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

Esta semana se retomarán los trabajos de construcción del nuevo puente Renero, que comunicará Los Corrales con San Felices sobre el río Besaya, una obra adjudicada a mediados de 2017 y paralizada por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico a finales del pasado año al entender que no se habían respetado algunas premisas del proyecto con respecto al cauce del río y por haberse iniciado en época de lluvias y, por tanto, con un caudal de agua elevado.

Estos meses se han aprovechado para revisar el proyecto y solventar algunas dificultades sobrevenidas tras el parón obligado en la ejecución de las obras, una revisión que tendrá como principal consecuencia el corte de esa carretera durante el verano. Como «mal menor», para no eternizar la construcción del nuevo paso, Gobierno regional, ayuntamientos y empresa han convenido que se cortará el tráfico por el puente actual unos tres meses, agilizando los trabajos necesarios para, tras el verano, tener ya al menos una parte de la nueva estructura y abrirla al tráfico.

El corte de la carretera no será inminente, según han confirmado fuentes de la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, que también han asegurado que aún no hay fecha para el cierre del puente. Lo que sí está claro es que será una vez finalizado el curso escolar, aprovechando además unos meses en los que el tráfico disminuye notablemente, tanto el normal como el industrial, a tenor de las muchas empresas que se levantan a uno y otro lado del río Besaya. Y desde luego, meses en los que el caudal de agua será mucho menor que en el resto de estaciones del año, para tranquilidad de la Confederación.

Desde la Consejería también se ha aclarado que el corte se anunciará con el suficiente tiempo y se establecerán las alternativas de paso, por la carretera bajo las vías del tren de Somahoz y, la mayoría, por la nueva CA-170 que une Barros con San Felices por el norte, salvando las vías del tren y el río Besaya.

Lo que también tienen claro todas las partes implicadas es que el hecho de mantener abierto al tráfico el actual puente supondría alargar las obras unos tres años, debido al complicado sistema de construcción de la futura estructura, en cuatro partes, dos por cada carril del nuevo puente.

El corte se producirá una vez acabe el curso escolar, época de menor tráfico en ese paso

Esa complejidad ya provocó a finales del pasado año el parón de las obras. Se construyeron dos grandes rampas a cada lado del río para que las máquinas accedieran al cauce y levantar los pilares centrales, algo no previsto en el proyecto que redujo notablemente el cauce y que fue motivo de que la Confederación pusiese el grito en el cielo. Así las cosas hubo que replantear una ejecución que estaba pensada en dos fases, primero una rampa de lado a lado y luego otra. Ahora serán cuatro fases, una por cada rampa y vertiente del río. Y en todo caso siempre en época de menos caudal.

Adjudicado en junio de 2017

La Consejería de Obras Públicas y Vivienda adjudicó en junio del año pasado a la UTE Obrascón Huarte Lain-Cannor Obras y Servicios la construcción del nuevo puente Renero en Los Corrales, una obra que se firmó con un presupuesto de 1.472.401 euros y un plazo de ejecución de un año. El inicio de las obras se retrasó hasta el otoño y, al poco, en noviembre, la Confederación Hidrográfica del Cantábrico las paralizó. En principio, hoy lunes 28 de mayo se retomarán las actuaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos