"Queremos devolver a los mayores el control sobre sus propias vidas"

Beatriz González, directora de la residencia de mayores de Los Corrales/
Beatriz González, directora de la residencia de mayores de Los Corrales

La nueva directora de la residencia de Los Corrales de Buelna cumple un año al frente de su cargo con la intención de cambiar el sistema de atención a las personas que viven en ese «hogar»

Nacho Cavia
NACHO CAVIASantander

Hace año y medio la empresa Clece se adentró en el negocio de las residencias para mayores en Cantabria al hacerse con la gestión de la abierta en Los Corrales de Buelna. En el primer semestre pasaron por la dirección tres personas. La tercera directora, Beatriz González Varela, cumple un año al frente de una institución que quiere convertir en «un hogar», un lugar «libre absolutamente de ataduras», una de sus máximas aspiraciones, junto a la de aplicar en la atención a los residentes y en el trabajo diario de los profesionales nuevas pautas que sitúen al paciente en el «auténtico eje del servicio, como ser humano único e irrepetible».

En el cumplimiento de sus objetivos ha chocado especialmente el ver a algunos residentes durmiendo sobre un colchón en el suelo, «para minimizar el riesgo ante posibles caídas», según explica la directora al señalar que «en algunos casos, con los medios que tenemos, preferimos llevar el colchón al suelo; hay que ser creativos con los medios que tenemos, y desde luego lo hemos hablado previamente con las familias».

Las barras sobre las camas están en su punto de mira. «Se usan para intentan prevenir una caída pero, a la postre, no es una solución, incluso puede empeorar la situación porque la persona puede tratar de saltarlas y la caída será aún peor. Eso, además de generar ansiedad e incluso miedo si la persona se siente atrapada».

No son las únicas sujeciones que quiere evitar ni las camas el único lugar. «Es una de mis obsesiones apoyada sin cortapisas por Clece. Siempre hay otras salidas menos dañinas o limitadoras de los derechos de las personas».

La solución pasa por camas especiales elevables en altura que se pueden poner a ras de suelo con mucho menor riesgo, una de las previsiones de un futuro bien distinto para la residencia de Los Corrales de Buelna. «Como todo, una cuestión así viene apoyada por medios técnicos que se implantarán progresivamente, porque tienen un significativo coste inicial que, eso sí, tendrá beneficios a medio largo plazo».

Según Beatriz González la empresa Clece está implementando en Los Corrales de Buelna «el proceso de atención centrado en la persona», algo que, reconoce, «va a afectar a todos los niveles de atención».

Para ello lo primero que se ha hecho es «observar lo que había y a partir de ahí poner en manos de los trabajadores ese cambio». De forma paralela hay que «hablar con los residentes, que son el centro de nuestra organización, y sus familias». El objetivo actual es «saber quién es cada residente, cuáles son sus gustos, sus vivencias, incluso las de los que no tienen capacidad para contárnoslo, porque para eso están quienes tienen a su alrededor. Requiere mucho tiempo y también la revisión de todos los planes individualizados de atención; pero es la forma de llegar al fondo de la persona como eje de todo nuestro trabajo. Devolver a la persona el mando sobre su vida».

Ese proceso también pasa, afirma, por la «escucha activa de cada residente, qué cosas funcionan, cuales no y cuales mejorar y cómo trabajar en ello. Para lograr eso es fundamental promover la participación real de todos ellos». Su intención es crear un consejo de participación de residentes y familias con los que consensuar las decisiones que afectan a la vida de la residencia, «desde cómo cuidamos a cómo podemos cuidar mejor».

Los profesionales que trabajan en la residencia tienen parte fundamental en la implantación de ese proyecto. El año próximo llegará con una reestructuración de las carteleras de trabajo, «una vez realizado un estudio de la situación actual y habiendo escuchado a todas las partes».

Lleva un año al mando, y reconoce que, de momento, «se puede decir que hemos cumplido ya un 50% de nuestro plan, estamos a medio camino».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos