Los restos arqueólogicos hallados en el Dobra datan de la época visigoda

Los arqueólogos que han dirigidos las tareas de investigación y excavación./Luis Palomeque
Los arqueólogos que han dirigidos las tareas de investigación y excavación. / Luis Palomeque

Los investigadores creen que puede tratarse de un campamento de campaña

DM .
DM .Santander

Los restos arqueológicos hallado en la cumbre del Jarramaya, en la Sierra del Dobra, son de una fortificación de la época tardo-antigua, de los años 550 y 650 después de Cristo durante la etapa visigoda, y que pudo pertenecer a un campamento de campaña aunque tampoco se descarta que pudiera ser un asentamiento más estable.

Se desprende así de las investigaciones y excavaciones que se han desarrollado en los últimos meses para determinar la importancia y la época de estos restos hallados a finales de los años 80 del siglo XX y consistentes en unas defensas de tierra que rodeaban la cumbre del Jarramaya.

Inicialmente se pensó que databan de época romana pero las tareas llevadas a cabo ahora han demostrado que no es así. Ahora, una vez datados, y dado que es uno de los pocos yacimientos al aire libre que se han encontrado en Cantabria procedentes de esta época conocida como el 'periodo oscuro' por el «desconocimiento» que sobre ella existe, se solicitará al Gobierno de Cantabria que sean protegidos como Bien de Interés Cultural (BIC).

Se desconoce el poder político al que perteneció este asentamiento debido al «vacío documental» existente sobre lo ocurrido en Cantabria durante los siglos V y VI

Así lo han explicado este martes los arqueólogos Javier Marcos y Lino Mantecón, que han dirigido las tareas de investigación y excavación que se han llevado a cabo en los últimos meses y que les encargaron hace unos meses los ayuntamientos de San Felices y Torrelavega para la identificación y caracterización de los restos, evaluar su valor patrimonial y la preparación de una propuesta sobre el régimen jurídico de protección que debería otorgarse para ser remitida al Gobierno de Cantabria para que proceda a hacerlo.

La investigación

Los resultados han sido presentados en una rueda de prensa en Torrelavega y a la que han asistido, entre otros, el presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla; el alcalde de la ciudad, José Manuel Cruz Viadero (PSOE); así como el de San Felices de Buelna (PRC), José Antonio González Linares, y el de Puente Viesgo, Rafael Lombilla (PRC), como representantes de los municipios sobre los que se extiende la Sierra del Dobra y que han impulsado y colaborado en esta investigación.

Cuando se iniciaron estos trabajos, estos restos se encontraban en un estado de conservación «muy malo» y hubo que realizar un desbroce con maquinaria específica para no deteriorar los restos ni el terreno.

A continuación, una empresa local realizó varias fotos de la cumbre con drones que sirvieron para conseguir un modelo en tres dimensiones de la misma, en el que se puede ver la muralla y también permite apreciar la presencia de diversos agujeros en la cima que, según han explicado los arqueólogos, son restos de bombardeos y fuego de mortero de la Guerra Civil española.

La carencia de un foso en estas defensas contribuyó a alejar la idea inicial de que fueran restos de un campamento romano

En los trabajos se realizaron prospecciones con detectores de metales para hallar elementos que ayudaran a identificar la fortificación, pero solo se encontró metralla de la Guerra Civil, algo que hizo descartar la idea inicial de que el yacimiento se correspondiera a un campamento romano, donde el material metálico sería «muy abundante», según han explicado los arqueólogos.

También se realizaron sondeos en el yacimiento para verificar cómo estaban hechas las defensas y comprobar sus características. La carencia de un foso en estas defensas contribuyó a alejar la idea inicial de que fueran restos de un campamento romano.

Hallaron en la fortificación un agujero de poste y luego una capa de cascajo, como capa de tránsito, un modelo de construcción que era igual que en fortificaciones de la época tardo-antigua encontradas en Inglaterra.

Cronología visigoda

Para asegurar la datación, se mandó a un laboratorio muy prestigioso de Miami (Estados Unidos) una carbón encontrado, que dio una cronología enmarcada en el mundo visigodo.

Por el momento se desconoce el poder político al que perteneció este asentamiento, ello debido al «vacío documental» existente sobre lo ocurrido en Cantabria durante los siglos V y VI.

Los arqueólogos han explicado que estos restos pueden relacionarse con alguna de la campañas guerreras que hubo en esta época, como la del 574 d. C. de Leovigildo, un rey visigodo de Toledo que tomó Amaya, un asentamiento cántabro en Peña Amaya, o la llevada a cabo en el por el también rey visigodo Sisebuto.

También han señalado que fuentes históricas hablan de la presencia de distintos pueblos bárbaros y de tropas francas, por lo que por el momento se desconoce a quién perteneció el asentamiento.

Además, está pendiente de confirmarse totalmente que se trate de un campamento de campaña, aunque es por lo que se inclinan de momentos los arqueólogos ante la «escasez» de restos hallados, lo que aleja la posibilidad de que fuera una estructura más estable.

Cantabria, «potencia mundial en arqueología»

Tras la exposición de los resultados, Revilla ha opinado que la investigación llevada a cabo gracias a la colaboración de los tres ayuntamientos puede ser de «mucha importancia» para conocer lo ocurrido en una época de la que hay un gran desconocimiento.

El presidente regional ha considerado también que este yacimiento puede resultar un «atractivo» para presentar aún más a Cantabria como «potencia mundial» en yacimientos arqueológicos, gracias sobre todo a la decena de cuevas prehistóricas que son Patrimonio de la Humanidad.

Por su parte, el alcalde de Torrelavega y el de San Felices se han felicitado de la colaboración llevada a cabo entre los dos municipios en relación a estos yacimientos, en la que también ha tenido participación el de Puente Viesgo, por cuyos terrenos también se extiende la Sierra del Dobra.

González Linares ha opinado que este tipo de colaboraciones no es algo «fácil en los tiempos que corren» dado que gobiernan distintos partidos -San Felices y Puente Viesgo tienen un alcalde regionalista, mientras que el de Torrelavega es socialista, aunque gobierna con el PRC- y se ha felicitado de que en este asunto han sido «una piña».

En este entorno hay tres castros de la Edad de Hierro: Peña Mantilla, el castro de la Yera y el castro del Pico de Oro.

Ambos han destacado el valor que tiene la Sierra del Dobra no solo en lo natural sino también en lo cultural.

Así, Cruz Viadero ha destacado la importancia del estudio y ha subrayado que confirma que la Sierra del Dobra es un entorno «excepcional» en lo natural y, también, con restos como los del Jarramaya, como posible zona de interés arqueológico para reconstruir la historia de Cantabria, sobre todo en unos siglos «muy oscuros» y de los que «se conoce muy poco», como fueron el VI y el VII, de los que data este yacimiento.

González Linares ha recordado que no es el único vestigio arqueológico de la zona y ha recordado que entre Puente Viesgo y San Felices se localizaron restos de un campamento romano. También, en este entorno hay tres castros de la Edad de Hierro: Peña Mantilla, el castro de la Yera y el castro del Pico de Oro.

El alcalde de San Felices ha subrayado también el trabajo de conservación natural que se está llevando a cabo en la actualidad en la Sierra del Dobra después de una época en la que, a su juicio, se ha «abusado mucho» de la explotaciones y canteras de caliza.

«Al final nos hemos dado cuenta de que no se puede seguir por este camino», ha dicho el regidor, que considera que muchas de estas empresas cuando «ya han dejado la vaca sin leche» abandonan la zona y acaban con los empleos y «si te he visto no me acuerdo».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos