Terminada la estructura de la nueva piscina climatizada de Los Corrales

Nueva piscina climatizada de Los Corrales/DM
Nueva piscina climatizada de Los Corrales / DM

Se espera que pueda reabrir sus puertas a lo largo del otoño

NACHO CAVIALos Corrales de Buelna

Una de las grandes polémicas de la legislatura en Los Corrales de Buelna está a punto de cerrarse. La reconstrucción de la nueva piscina climatizada se da por terminada y, a la espera de acondicionar el edificio para poder reabrir la instalación este otoño, quedan atrás muchos agrios debates iniciados en el mismo momento en el que el gobierno municipal decidió clausurar el complejo municipal, el 7 de diciembre de 2015. La alcaldesa, Josefina González, puntualizó aquel día que el último informe llegado al Ayuntamiento, «a finales de la pasada legislatura», advertía de un «posible riesgo de colapso» por las deficiencias de la estructura de un edificio con apenas trece años de vida y que daba servicio a cerca de 2.000 socios, deseosos ya de volver a su rutina habitual.

Representantes de la empresa Siec, Ayuntamiento de Los Corrales de Buelna, la empresa adjudicataria del servicio, Serviocio, y la dirección de las obras de reconstrucción se han reunido esta semana en la nueva instalación para cortar los últimos flecos que quedan para empezar a pensar en la reapertura de las instalaciones. Para ello habrá que dar primero el visto bueno a la obra, certificar el buen acabado, recepcionar el edificio por parte del Ayuntamiento y ponerlo en manos de Serviocio, para que ponga a punto el complejo deportivo de cara a su reinauguración, algo que se espera pueda ser una realidad antes de finalizar el otoño.

La empresa Siec y el Ayuntamiento dan por terminadas las obras de construcción de la nueva cubierta del edificio, con lo que ahora se están dando ya los pasos necesarios para adecentar el interior. El concejal de Obras y Urbanismo, Luis Ignacio Argumosa Abascal, decía esta semana que «se puede decir que la cubierta está terminada» y adelantaba los siguientes pasos, remates de electricidad, fontanería y albañilería y acondicionamiento del nuevo gimnasio, obras que está acometiendo personal del Ayuntamiento.

Unas actuaciones que se aprovecharán, dijo, para abrir un baño para minusválidos y poner al día la instalación, especialmente vestuarios y gimnasio, ampliado en los laterales con lo que se podrá aprovechar aún más.

Ya se han vuelto a introducir los aparatos gimnásticos y se cerrará la fachada que da al norte con el acristalamiento original, por donde se han metido esas máquinas.

Una vez terminen todas esas actuaciones se pondrá el edificio en manos de Serviocio, con la que se colaborará a la hora de limpiar las instalaciones. A partir de ahí puesta en marcha de toda la maquinaria necesaria y reapertura. «Abriremos cuando tengamos todas las garantías de seguridad y buen funcionamiento del servicio», dijo Argumosa, que no quiso poner plazo para la reapertura, aunque espera que pueda ser antes de terminar el otoño, dos años después del cierre del complejo por riesgo de derrumbe, recordó.

La obra de desmantelamiento de la vieja estructura y la construcción de una nueva se adjudicó a la empresa Siec con un presupuesto de 413.000 euros, frente a los 500.000 que establecía el pliego de licitación. La empresa planteó además como mejoras una ampliación del plazo de garantía de 15 meses a añadir al año establecido en el pliego de cláusulas y otra mejora en relación al contenido del proyecto consistente en un sistema de refrigeración y deshumidificación del gimnasio valorado en 86.622,73 euros.

Fotos

Vídeos