Los vijaneros velan armas ya para la mascarada de Silió

Los jóvenes integrantes de La Vijanera abrirán el año con su mascarada infantil. /
Los jóvenes integrantes de La Vijanera abrirán el año con su mascarada infantil.

Como ya sucedió el año pasado, los más pequeños componentes de la Asociación Cultural de Amigos de la Vijanera desfilarán el sábado 6

NACHO CAVIA MOLLEDO.

Los vijaneros velan armas ya para volver a asombrar al mundo el domingo 7 de enero, una fiesta que gana adeptos cada año y que en su próxima edición promete renovar su compromiso con sus orígenes y con la calidad de una cita ancestral. Los organizadores de la primera gran mascarada del año en Europa revisan ropas, complementos, recuerdan tradiciones, dan forma a las satíricas coplas, todo con la impronta que dan las dos caras de Jano, la Vijanera, mirando atrás para mantener las pautas de antiguas celebraciones sin desviar la vista de un futuro garantizado con los 50 niños que forman la comitiva.

Ellos serán los protagonistas del primer encuentro con la mascarada de Silió. El sábado 6 protagonizarán un desfile semejante al de sus mayores, con la misma fuerza y vistosidad. «En Silió la Navidad no es igual porque los niños tienen la misma ilusión con la Vijanera que con los Reyes Magos», así que a primera hora de la tarde dejarán sus juguetes por un rato para ataviarse y cumplir con la tradición. «Algo más que también hemos recuperado de las antiguas fiestas, porque esta mascarada no deja de ser un rito de iniciación», decía Cesar Rodríguez, uno de los principales organizadores.

Confirmó lo que será la segunda edición de la Vijanera Infantil, en la que participarán cerca de medio centenar de niños de la Asociación Cultural de Amigos de La Vijanera. Una segunda edición que recrea los retos que los niños de antaño planteaban a sus mayores antes de la mascarada cántabra. También se ataviaban y, a falta de campanos, se ceñían al cuerpo cuerdas con botes de hojalata. En su versión actual saldrán perfectamente vestidos para la ocasión a las cuatro de la tarde desde las antiguas escuelas de Silió, sede de la asociación organizadora, y el recorrido será algo más corto pero semejante al de los mayores.

El domingo 7 será el día grande con una fiesta que «puede parecer siempre igual, pero siempre es diferente, no hay ninguna Vijanera igual, cada una tiene su carácter distinto». Pero lo cierto es que se sigue la misma línea de los últimos años, muchos participantes y los trajes más cuidados «acorde al nivel de autoexigencia que nos hemos impuesto».

Una comitiva de una 170 personas, cuando hace apenas cinco años no llegaban al medio centenar, cada uno preparando su traje, «aprendiendo de nuestros errores a través de vídeos y fotos, detalles a mejorar siempre ciñéndonos a la tradición, siendo fieles a lo que nos han trasmitido los mayores». La amplia comitiva permite sumar más trajes, más versatilidad en vestimentas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos