«Estamos ya aburridos de las inundaciones»

Protección Civil colocó cintas para evitar la circulación y el tránsito de peatones por la zona inundada. :: dm/DM
Protección Civil colocó cintas para evitar la circulación y el tránsito de peatones por la zona inundada. :: dm / DM

Medio centenar de vecinos de la Llastra, en Escobedo, reclama por escrito al Ayuntamiento una solución para un problema que data de hace 14 años

SAMIRA HIDALGO CAMARGO.

El Barrio la Llastra, en Escobedo, lleva 14 años sufriendo inundaciones en su vía de acceso cada vez que hay lluvias, dejando a unas 80 personas sin paso a sus viviendas. Los vecinos de la zona aseguran llevar años solicitando al Ayuntamiento una solución, pero, sin embargo, continúan «sin recibir respuesta». Tras el acordonamiento de la vía por parte de Protección Civil en varias ocasiones, haber sufrido daños en algunos vehículos debido al pozo de agua que se forma, además de otras molestias, 50 personas afectadas han firmado un escrito exigiendo al Consistorio la solución de esta situación. Por su parte, el Ayuntamiento de Camargo aseguró que están trabajando para solventar el problema.

Fernando Cantera, presidente de la urbanización Las Endrinas, explicó que el problema surge como consecuencia de que la zona es una vaguada por donde pasan todas las aguas de este área. «Al cerrar una tubería que desembocaba en un prado colindante por un pleito del Ayuntamiento con el propietario de la finca, se generan inundaciones que provocan malestar entre los vecinos», afirmó el presidente. «Estamos muy aburridos del tema. Nos hemos reunido con la pedánea y el teniente de alcalde y nos dicen que están hablando con el dueño de la finca para tratar de meter una tubería, pero no avanzan», señaló Cantera, asegurando que ya no saben qué hacer ni a quién acudir.

«El día a día es muy difícil, no puedes hacer vida normal porque no sabes cuándo se va a inundar y si vas por la otra vía parcelaria hay que dar un rodeo enorme, perdiendo el autobús», añadió Azucena Campo, vecina de la Llastra.

El Consistorio negocia con el propietario de una finca para instalar en ella un desagüe

Otro de los vecinos de la urbanización Las Endrinas aseguró que ante la falta de soluciones por parte del Ayuntamiento han presentado un escrito. «La gota que colma el vaso es que los niños tienen dificultades para ir al colegio y los mayores para ir a trabajar».

Dicho documento, presentado ayer por este grupo de vecinos en el Consistorio, recoge en once puntos la situación en la que se encuentran, argumentando que «las bombas existentes son del todo insuficientes al no poder evacuar la enorme cantidad de agua que les llega a ese punto en los días de más lluvia», recordando que «el vial en cuestión es el único camino con firme posible para salir o entrar de la Llastra. Existe otro camino de servidumbre pero, en los días de lluvia intensa, se hace impracticable para su uso tanto por viandantes como por vehículos». Además, en el documento los afectados explican que «con motivo de salir a veces de la zona, los vehículos particulares se han quedado en medio de la poza teniendo que ser remolcados por tractores o grúas, teniendo que ser arreglados a coste de los propietarios» y que los vecinos de 'Las Endrinas' , han soportado «numerosos costes económicos ya que el agua se ha introducido en vehículos y casas».

En lo que respecta a otras zonas, en el escrito se menciona que el problema se traslada a la zona de la CA-306, generando la inundación de una carretera autonómica, «trasladando el problema a todos los habitantes del pueblo de Escobedo».

El colectivo hizo hincapié en el escrito sobre los trastornos que esta situación ocasiona en su vida cotidiana como que sus hijos «no pueden salir de la zona para ir al colegio, al centro del pueblo o simplemente dar un paseo». Por otro lado, incidieron en «la grave problemática que se plantea en el caso de necesitar un servicio de urgencia como una ambulancia en un caso de extrema necesidad», en la que no podría entrar a atenderlos.

Suciedad

Otro de los aspectos a destacar fue el tema de la suciedad. «Como consecuencia de estas inundaciones, subidas y bajadas del nivel del agua, los cuales arrastran toda clase de suciedad, no solo barro, sino papeles, plásticos, compresas... tenemos en la zona de la fuente una permanente capa de suciedad que genera episodios que llegan a la insalubridad, con la llegada de mosquitos y ratas, que no es tenida en cuenta por los servicios de limpieza de este Ayuntamiento», indicaron los vecinos afectados.

Por su parte, la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, aseguró que «por temas de cotas se cruzan la tubería que bombeamos nosotros hasta la carretera autonómica y la que baja del bombeo de la mies, por eso, cuando viene carga de agua la tubería no puede con esa masificación, con lo que vuelve para atrás y se inunda la zona más baja, que es la Llastra», a lo que añadió que «los vecinos tienen razón» y que el Consistorio está tardando «más de la cuenta en solucionarlo».

La tardanza surge, según Bolado, de las intenciones de llegar a una solución pacífica con el dueño de la finca colindante de la urbanización para poder pasar una tubería y hacer un aliviadero. Sin embargo, la alcaldesa afirmó que el vecino «está dando largas», ante lo que han puesto un ultimátum para que éste conteste «si autoriza por las buenas o hay que expropiarle, porque la obra se va a hacer sí o sí».

Se trata de una solución de bajo coste que el Ayuntamiento espera poder realizar antes de que finalice el invierno, intentando tomar mientras tanto alguna medida, como que «los bomberos estén pendientes de esta zona los días de lluvia para que achiquen el agua antes de que los vecinos tengan que ponerse en contacto con ellos», concluyó la regidora.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos