La alcaldesa de Camargo pierde la cuestión de confianza pero la oposición no la retará a una moción de censura

La alcaldesa de Camargo pierde la cuestión de confianza pero la oposición no la retará a una moción de censura
Alberto Aja

Es «fundamental» que se aprueben los Presupuestos de este año porque «peligrarían proyectos», ha dicho Esther Bolado

MARÍA CAUSO

Se cumplieron todas las quinielas. El pleno extraordinario de Camargo retiró la confianza a la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, con el voto en contra de toda la oposición. PP, IU y el concejal no adscrito, Marcelo Campos, no refrendaron la cuestión de confianza a la que se sometió la regidora como vía para sacar adelante los Presupuestos que, en 2018, alcanzarían los 30 millones de euros.

La primera consecuencia de la sesión plenaria es que, a partir de este miércoles, se abre el plazo de un mes para que los grupos de la oposición registren una moción de censura con un proyecto y un candidato alternativo en el Consistorio. No obstante, todo parece indicar que este escenario no se va a dar y, por tanto, las cuentas de 2018 quedarían aprobadas automáticamente cuando venza el plazo de 30 días.

En el caso de que el PP registre una moción de censura contra Bolado -de la que IU ya se ha desvinculado-, se necesitaría una mayoría absoluta (11 concejales de 21) y eso exige la firma de al menos uno de los dos concejales de IU, dado que en este caso la de Marcelo Campos no contaría por ser concejal no adscrito.

En su exposición, el portavoz popular y ex alcalde de Camargo, Diego Movellán, argumentó su negativa en que «no hay ni un solo argumento para confiar en este equipo de gobierno y no existe ningún recoveco para buscarlo». Además, achacó al bipartito de alardear de «su deuda cero» cuando «la deuda está a cero porque cero es la gestión y los proyectos de este Ayuntamiento». Respecto a presentar una posible moción de censura, el PP también se ha desvinculado y ha expresado que «ya se encargarán los vecinos de Camargo de presentar su moción de censura a este equipo de gobierno en las elecciones de 2019».

Seguir leyendo

Por su parte, el portavoz de IU, Jorge Crespo, ha criticado las «formas» de este equipo de gobierno que «utiliza» una moción de confianza para «aprobar unos Presupuestos sin consenso». No obstante, ha «invitado» al bipartito a que cambien la forma de gobernar y «abran» la vía del diálogo a la que «IU siempre ha estado dispuesta a través de una oposición responsable, constructiva y propositiva».

Las declaraciones de Marcelo Campos, el concejal no adscrito expulsado de Ganemos y del equipo de gobierno, fueron las más duras de la sesión plenaria. Por un lado, calificó la cuestión de confianza de «paripé» por parte de la alcaldesa e instó a PP e IU a «tener narices» para presentar una moción de censura. Una moción que -aseguró Campos- «si por mi fuera, la presentaba yo mismo», pero «casualmente soy concejal no adscrito».

En su defensa, la alcaldesa de Camargo, volvió a calificar su cuestión de confianza de «acto de responsabilidad con los vecinos». Además, Bolado aseguró que es «fundamental» que se aprueben los Presupuestos de este año porque «peligrarían proyectos». «Con las cuentas prorrogadas de 2016, peligrarían las subidas salariales, las bajas y sustituciones de los trabajadores municipales», así como «habría que prestar más atención a los incrementos del IPC que podrían echar para atrás grandes contratos del Ayuntamiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos