Camargo abre el proceso para proteger el área de El Pendo-Peñajorao

El ayuntamiento trata de dar un impulso a la protección del entorno de la cueva de El Pendo. /D. Pedriza
El ayuntamiento trata de dar un impulso a la protección del entorno de la cueva de El Pendo. / D. Pedriza

El Ayuntamiento consultará a diferentes agentes sociales para elaborar las normas que garanticen la conservación del área natural

ALEXANDER AGUILERA CAMARGO.

La Comisión de Seguimiento y Coordinación del Área Natural de Especial Interés (ANEI) 'El Pendo-Peñajorao' ha celebrado una reunión en la que el Ayuntamiento de Camargo dio los primeros pasos para elaborar las normas de protección de este área perteneciente a la Red de Espacios Naturales Protegidos de Cantabria. Para conseguir este objetivo, el Consistorio contará con la colaboración de distintos agentes sociales interesados en garantizar la conservación del área.

El concejal de Desarrollo Local y Turismo del Ayuntamiento de Camargo, Eugenio Gómez, que estuvo acompañado en la reunión por el director general de Medio Natural del Gobierno de Cantabria, Antonio Lucio, adelantó que «en las próximas semanas se iniciará un proceso de participación que contempla varias reuniones» de cara a «recabar propuestas, sugerencias y opiniones y a consensuar, entre los distintos agentes sociales que estén interesados, cuáles serán las reglas para proteger este espacio y garantizar así su conservación».

Asimismo, el ANEI, que adquirió tal reconocimiento el año pasado y que abarca un espacio de 168,62 hectáreas -un 5% del territorio de Camargo-, servirá también como recurso para difundir el patrimonio natural del municipio que cuenta con la cueva de El Pendo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, los Covachos de Peñajorao o la Ermita de San Pantaleón. Por todo esto, según Gómez, «esta fase inicial es fundamental de cara a establecer el alcance del ANEI, así como el régimen de protección, uso y gestión de este espacio protegido», por lo que se quieren analizar las aportaciones de todas aquellas personas o entidades que deseen participar en este proceso.

Entre los aspectos que se plasmarán en las normas de protección, estarán presentes los valores a conservar, la identificación de riesgos y amenazas, la regulación del régimen específico de usos y actividades y la garantía de conservación de los mismos, prevaleciendo incluso sobre el planeamiento urbanístico. De esta manera, cuando la elaboración de las normas finalice, se convertirán en el instrumento básico de gestión del ANEI, un espacio de gran valor arqueológico, paisajístico y medioambiental. Esta medida se suma a los trabajos llevados a cabo por la Fundación Naturaleza y Hombre en distintas áreas naturales de Camargo como, por ejemplo, la Cueva del Juyo o las Marismas de Alday, unas tareas enmarcadas dentro del programa Life Anillo Verde Bahía de Santander y gracias a las cuales, los camargueses podrán disfrutar de la recuperación y conservación de áreas verdes de su municipio.

Fauna y flora

En lo referente a la fauna y la flora, las cuevas que se encuentran dentro del ANEI albergan en su interior una gran riqueza faunística, en la que destacan los invertebrados especialistas de estos medios subterráneos, además de una comunidad de murciélagos, con algunas especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Cantabria. Además, sus alrededores cuentan con un área incluida dentro del Plan de Protección del Litoral integrada por formaciones arbóreas y arbustivas propias de los ecosistemas litorales cantábricos.

Por otro lado, posee un sistema kárstico que representa un claro ejemplo de cómo estos fenómenos modelan el relieve generando un paisaje peculiar, constituyendo un drenaje natural cuyo destino final es la surgencia y cueva de Fuente Vieja, una cavidad enmarcada dentro del Lugar de Importancia Comunitaria del Río Pas.

Con todos estos espacios naturales, los objetivos generales del ANEI son varios. Por un lado, tratar de conservar, y en su caso restaurar, los hábitats terrestres y acuáticos existentes, proteger la recarga del sistema acuífero, la calidad del agua y de los ecosistemas relacionados, además de conservar el patrimonio kárstico y la biodiversidad cavernícola. Por otro lado, también pretende regular el uso de este espacio natural protegido promoviendo su uso como recurso didáctico en la enseñanza de contenidos compatibles con los objetivos de conservación del patrimonio natural y de la biodiversidad, aplicar el principio de precaución en las intervenciones que puedan afectar a los ecosistemas y a los diferentes hábitats y especies presentes y promover la colaboración interadministrativa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos