Controversia por los roedores

Un vecino de Revilla nos muestra el túnel por donde se han visto salir varias ratas. :: M.C./
Un vecino de Revilla nos muestra el túnel por donde se han visto salir varias ratas. :: M.C.

El descubrimiento de un ratón en el aula de Infantil del Colegio Pedro Velarde generó un gran revuelo -ya solventado- entre los padres de los niños

MARÍA CAUSO

La cosa ha quedado en una anécdota ya solventada y resuelta. Sin embargo, los padres y madres del Colegio Pedro Velarde de Muriedas han pasado una semanas «preocupados» por la presencia de un roedor en el aula de niños de tres años. Con el ratón ya capturado, los ánimos están más relajados y la tranquilidad ha vuelto al centro público que ha vivido una semana bastante intensa. Y es que los progenitores se quejaban de que, aunque el animal no ha sido visto en ningún momento, se habían encontrado «diariamente» excrementos en la clase de preescolar.

La voz de alarma la dio una madre del centro, Irene Rivas, a través de una publicación en redes sociales que se hizo viral. Allí explicaba la presencia de roedores -no especificaba si ratones o ratas- en el aula de niños de tres años. En dicha carta, Rivas demandaba la «reubicación» de los niños en otra clase hasta que se solucionase el problema. En declaraciones a este periódico, esta madre se quejaba también de que el centro público «lo había estado ocultando y nos hemos tenido que enterar por otra vía». Hasta el momento, los padres aseguran que ha sido la profesora de este aula la que ha invertido su «tiempo extraescolar» en acudir antes a la clase y «limpiarlo ella misma» para garantizar la limpieza de la estancia.

El conjunto de padres y madres considera esto un «riesgo para la salud de los pequeños» y por ello, no han querido «esperar a que pase algo para que se tomasen medidas». «No podemos esperar que los niños, que tienen tres años y están todo el día tirados por el suelo y metiéndose las manos en al boca, estén en contacto con excrementos, orina y otros elementos insalubres de este tipo de animales». Y es que esta madre recalcó que no han pedido el cierre del colegio: «pedimos solo una reubicación hasta que nos aseguren que se haya solucionado el problema». Por el momento, el colectivo de padres y madres ha querido explicar también que solo tienen constancia de restos de roedores en ese aula.

El informe de la empresa de contro de plagas garantizó la seguridad del centro público

Respuesta del centro

Ante todas las acusaciones, la directora del Pedro Velarde, Nuria Ruiz, entregó a las familias -y a este periódico- un informe por parte de la empresa de control de plagas, Montañesa de Desinfección. Dicho informe señala que «no hay ninguna plaga en las instalaciones del centro». Cuenta también que «se ha observado algún excremento correspondiente a una ratón», pero que ya «se ha procedido a la instalación de porta cebos de seguridad y trampas físicas en ubicaciones seguras». Por tanto, el escrito considera que «no es necesario cerrar el centro i otras pautas de actuación mas allá de las realizadas, así como recomendaciones de almacenaje de alimentos o plastilina».

Asimismo, el colegio ha asegurado que «los niños no han estado nunca en peligro de contactar con el animal y, de haberlo habido, lo habríamos comunicado y se les habría reubicado». Ruiz, que afirma tener el visto bueno de la Consejería respecto a sus actuaciones, lamentó que la difusión de «medias verdades» en redes sociales están dando una mala imagen de ella misma y del propio centro.

Este periódico ha contactado también con la dirección de Montañesa de Desinfección, que ha entendido la «preocupación de los padres» pero, ha asegurado «en todo momento» que «no ha sido una plaga, sino un roedor aislado» y que «nunca ha habido un riesgo para la salud de los pequeños». «Hemos hecho un proceso de seguimiento constante al problema y hemos actuado conforme a las características de la alarma. No podemos echar un veneno fuerte al ser un elemento tóxico y peligroso para los niños, pero aseguramos que el roedor ya ha consumido el producto de una de nuestras trampas y ya ha desaparecido». Y así ha sido. El ratón de la discordia ya ha abandonado sus paseos por el Colegio Pedro Velarde y la polémica está cerrada.

Afectados en Revilla

Lamentablemente, los ciudadanos de Revilla de Camargo sí que han tenido que contemplar la presencia de ratas en las casas cercanas al río. Pedro Pérez, vecino de la zona, asegura que son ratas «muy grandes» y que pueden suponer un «grave problema para la salud».

Los habitantes del pueblo están al tanto de que la cercanía de las aguas del río dificultan las tareas de control de Montañesa de Desinfección. Por eso, considerarían «ideal» que el Consistorio organizase una «reunión a tres» con el Gobierno Regional y la Confederación Hidrográfica para definir una «estrategia de desinfección conjunta y eficaz para combatir a las ratas en todas las áreas la región cercanas a aguas, sin dañar o perjudicar la composición de ésta, ni tampoco la de la fauna y flora de la zona colindante».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos