La erradicación de las chabolas de Alday no será posible esta legislatura

La erradicación de las chabolas de Alday no será posible esta legislatura
Celedonio Martínez

El Ayuntamiento de Camargo ha creado una mesa de trabajo junto a la Consejería de Vivienda y tres asociaciones gitanas para buscar una solución «definitiva y duradera»

María Causo
MARÍA CAUSOCamargo

El poblado chabolista de Alday tiene los días contados, aunque éstos se van a alargar más de lo esperado. A pesar de que el asentamiento ha ido perdiendo efectivos a lo largo de los años, quince familias continúan viviendo en este emplazamiento. De momento lo van a seguir haciendo porque «no va a haber un realojo a corto plazo». Así lo ha anunciado la alcaldesa de Camargo, Esther Bolado, que ha lamentado mucho la situación. «Me gustaría solucionar este problema cuanto antes, pero queremos hacer bien las cosas. Y ahora las estamos haciendo con la creación de la mesa de trabajo con representantes de todas las partes implicadas a fin de solucionar el problema de forma definitiva». Y es que, tras varios intentos fallidos en el pasado y la falta de apoyo de ciertas entidades bancarias, la administración camarguesa ha decidido emprender un camino «firme, seguro y con garantías» para solucionar el problema de los afectados del poblado gitano de Alday.

Por ello pasa la configuración de esta mesa de trabajo en la que están representadas todas las partes implicadas: el Consistorio camargués, el Gobierno regional a través de la Consejería de Vivienda y tres asociaciones gitanas (Fundación Secretariado Gitano, Asociación de Mujeres Gitanas Progresistas y Plataforma Romanés), representadas a través del Consejo Estatal del Pueblo Gitano.

Actualmente, el grupo se encuentra en una fase de diagnóstico, que consiste en recabar toda la información posible sobre el estado y situación de las familias (número de hijos, situación laboral, social, económica, etc.) de cara a encontrar una «solución individualizada» para cada unidad familiar. Los integrantes de la mesa de trabajo han explicado a este periódico que este es un «proceso largo», pero «necesario» para alcanzar una «solución definitiva».

Con el objetivo de que el proyecto de vida de estas familias sea duradero y de largo plazo, ninguna institución se atreve a hablar de fechas o plazos máximos, aunque se espera que la fase de diagnóstico termine en junio. Una vez finalizada esta etapa, los grupos elaborarán un proyecto con líneas objetivas, alcanzables y de futuro, que se presentará a la Consejería de Vivienda para, finalmente, pedir presupuesto de financiación y ejecutar el proyecto. Por el momento, parece una realidad lejana, pero las tres entidades aseguran estar trabajando «muy duro» para garantizar un futuro a unas familias que «se lo merecen» desde hace 25 años.

Garantías

Sin embargo, el Ayuntamiento de Camargo ha querido dejar claro desde el principio que todo este trabajo no implica que se les «regale una casa gratis» a estas personas. «Estamos seguros de que este es el proyecto más garante posible para estas familias. Ahora estamos recabando información para conocer su situación y, a partir de ahí, ofrecer una solución individual a cada unidad familiar de acuerdo a sus posibilidades. Esto quiere decir que igual una familia puede pagar más dinero de alquiler al mes que otra o que un grupo se comporta mejor que los demás y lo realojan antes...».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos