Los jueces abroncan de nuevo a Camargo por su Policía Local

Los tribunales están afeando al Ayuntamiento de Camargo la gestión que está haciendo de su Policía Local. /Daniel Pedriza
Los tribunales están afeando al Ayuntamiento de Camargo la gestión que está haciendo de su Policía Local. / Daniel Pedriza

Los tribunales aperciben a la alcaldesa, Esther Bolado, con multas y la opción de investigarla por un delito de desobediencia

Jesús Lastra
JESÚS LASTRA

La gestión que el Ayuntamiento de Camargo está llevando a cabo en relación con su Policía Local sigue acumulando rapapolvos judiciales. Si días atrás los tribunales advertían al Gabinete PSOE-PRC de que podría incurrir en prevaricación si no completaba el expediente disciplinario contra el jefe del Cuerpo después de que éste fuera condenado por maltratar a un subordinado, ahora ha sido el Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Santander el que abronca de nuevo al Consistorio, en concreto directamente a la alcaldesa, Esther Bolado, a la que conmina a dar cumplimiento a otra resolución en materia de recursos humanos «bajo el apercibimiento de multas coercitivas y deducir testimonio por posible delito de desobediencia».

En concreto, el magistrado Juan Varea da un golpe en la mesa después de que la Casona no aplicara una sentencia de marzo de 2016 en que se daba razón a un agente de la Policía Local en relación a los criterios para sustituir al jefe del Cuerpo en su ausencia o periodos de vacaciones, unos baremos que el afectado entendía que no eran objetivos ni estaban motivados y al que la Justicia respaldó parcialmente, obligando a los responsables municipales a llevar a cabo los nombramientos de acuerdo con la legislación vigente.

Sentencia previa

Ahora, en un nuevo fallo, se repasan las últimas resoluciones en este sentido, que el Ayuntamiento entiende que estaban motivadas conforme a la sentencia de 2016, no así el policía afectado. La designación se hizo en base a un informe remitido por el jefe de Policía que el juez Varea pone en duda como fuente objetiva dado que «se desconoce qué datos se han manejado para afirmar que el designado ha demostrado esas cualidades» como capacidad de liderazgo, gestión, confianza y organización del personal. Tras matizar que no se ponen en duda las capacidades del elegido frente al agente recurrente, solo desde el punto de vista procesal, el magistrado afirma que «todo apunta a una opinión personal sin más, subjetiva y personal del jefe». La sentencia abunda en que la Alcaldía tomó la decisión en base mayormente a ese informe sin que se exterioricen las razones que sustentan la opinión sobre el sustituto seleccionado.

«De nuevo estamos ante un acto voluntarista, carente de justificación formal y dictado, claramente, para intentar eludir el fallo» previo. El aspirante a cubrir al jefe policial en sus ausencias es afiliado de CSIF, sindicato que se ha mostrado muy crítico con la gestión no solo del mando policial sino del propio equipo de gobierno PSOE-PRC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos