Maliaño se transforma para concienciar

Los lienzos se levantan sobre los espacios degradados de La Acera./Roberto Ruiz
Los lienzos se levantan sobre los espacios degradados de La Acera. / Roberto Ruiz
Camargo

Edificios degradados de La Acera se convierten en lienzos para pedir que las hidroeléctricas respeten los derechos de las poblaciones indígenas

ALEXANDER AGUILERA Maliaño

La Asociación de Vecinos de Maliaño y la ONG Alianza por la solidaridad unen sus fuerzas para acercar al municipio los problemas que las poblaciones indígenas de Guatemala vienen sufriendo por parte de algunas empresas hidroeléctricas. De esta manera, edificios degradados de La Acera de Maliaño se convirtieron desde el pasado viernes, 3 de noviembre, en el soporte perfecto para dar voz a las fotografías encuadradas dentro de la exposición 'Madre tierra'. Su autor, el fotoperiodista Pedro Armestre, espera que la gente que transite por La Acera pueda ver en las imágenes algo más que una simple fotografía: «He realizado dos viajes a Guatemala para reivindicar el derecho humano al agua. Concretamente, el último fue en el mes de mayo y estuve trabajando con comunidades indígenas de Alta Verapaz que lo único que buscan es que se cuente con ellos cuando se vaya a intervenir en su tierra, algo que las empresas hidroeléctricas no hacen».

La Asociación de Vecinos de Maliaño forma parte de la Delegación en Cantabria de Alianza por la Solidaridad, ONG que lleva tiempo trabajando en esta zona del mundo, donde es muy habitual que una empresa consiga una concesión sin contar con los habitantes del lugar. Por su parte, el presidente de la asociación vecinal, Jesús Rivas, explicó alguno de los casos en los que este trabajo ha dado sus frutos: «No es la primera actuación que tenemos en la zona. Anteriormente conseguimos que la empresa Coca-Cola devolviera un manantial que servía de suministro a la población de Nejapa, en Nicaragua, y que habían desviado para fabricar refrescos dejando el caudal seco y a más de 200.000 personas sin agua».

Sin embargo, los protagonistas de la mayoría de fotografías de la exposición no están corriendo la misma suerte. Se trata de una población maya muy poco civilizada que ha visto como una verja implantada por una hidroeléctrica le impide utilizar el río del que se abastecían. «Su acceso al agua se está viendo afectado ya que esta empresa la canaliza retirándola de su cauce habitual para subirla y después provocar su caída y así, generar la electricidad», explicó Armestre.

La exposición busca concienciar sobre los problemas generados por las hidroeléctricas en zonas indígenas de Guatemala

Esta iniciativa permitirá, además, recuperar «el espacio degradado histórico de La Acera, un lugar que espero se ponga de nuevo en alza o se reconstruya con una fisonomía similar a la que antaño tuvo», aseguró el presidente. En lo referente al lugar de presentación, Rivas aseguró que «si lo llegan a hacer en La Vidriera, lo máximo que hubiesen conseguido sería un puñado de personas el primer día, pero luego no vendría casi nadie». Sin embargo, estos edificios buscan el objetivo de ser vistos cada día por mucha gente que, al contemplar las imágenes, reflexionen sobre la necesidad de que las empresas se comporten en estos lugares como lo deben hacer aquí, respetando el medio ambiente y a los indígenas que los pueblan.

Las fotografías permitirán dar más visibilidad al espacio degradado histórico de La Acera

«Reto complicado»

Desde la agrupación vecinal quisieron destacar la gran acogida que ha tenido la iniciativa por parte del Ayuntamiento, que corrió con los gastos de alojamiento de Armestre y del camión-cesta para el montaje de la exposición. Además, también han colaborado un cantero local, Moisés Lavín, con el préstamo de un andamio, la policía local, los hosteleros, los comerciantes de La Acera, quienes se han mostrado encantados y los vecinos que han ido conociendo la causa. Por otra parte, una empresa de impresión vasca se encargó de aportar el papel necesario para empapelar los edificios, mientras que la ONG fue la encargada de cubrir el resto de gastos relacionados con la impresión y la logística para dar forma a un proyecto que no dejará indiferente a ningún vecino.

Si alguien desea colaborar con esta causa puede hacerlo, como explicó Rivas, con un simple 'clic': «Nosotros llevamos cuatro meses recogiendo firmas de forma coordinada con nuestra organización en todo el mundo y a través de la web que las va sumando automáticamente: www.alianzaporlasolidaridad.org».

Por otro lado, también se pueden realizar donativos a través del móvil o en la propia web, donde aparece información referente a la labor que la ONG Alianza por la solidaridad realiza a través de sus proyectos en una gran cantidad de países.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos