«Algunos no pueden salir de sus casas sin mojarse hasta las rodillas»

Imagen de archivo./DM
Imagen de archivo. / DM

La borrasca inunda el barrio La Llastra, en Escobedo de Camargo, que lleva 13 años soportando el mismo problema cada vez que llueve con fuerza | Hoy presentan un escrito al Ayuntamiento para que solucione los problemas

ANA DEL CASTILLOEscobedo de Camargo

Los vecinos del barrio La Llastra, en Escobedo de Camargo, tiemblan cada vez que las previsiones del tiempo anuncian temporal. Si la lluvia cae con intensidad, como está ocurriendo en los últimos días, las bombas de abastecimiento se atascan y el agua se desborda. Tanto, que les alcanza las rodillas.

Los peor parados son los residentes en la urbanización 'Las Endrinas', aunque los problemas los sufre todo el barrio. «Nos encontramos con balsas de agua de 40 metros. Algunos no pueden salir de sus casas sin mojarse hasta las rodillas, porque es un riesgo intentar coger el coche si no es un todoterreno. Ahora mismo estamos inundados», explica Fernando Cantera, jefe de la comunidad.

«Ahora mismo estamos inundados. En ocasiones se forman balsas de 40 metros»

Precisamente hoy presentarán en el Ayuntamiento de Camargo un escrito firmado por 50 vecinos -todos mayores de edad del barrio- de los 70 que viven en la zona, para solicitar al Consistorio que solucione los problemas que se generan cada vez que llueve.

Imágenes de archivo. / DM

«El tráfico rodado se corta completamente. Mi hija, que coge el autobús para ir al colegio, no puede salir de casa. Y en coche tampoco, porque nuestro vehículo es bajo y se cuela el agua dentro», añade otro vecino, que prefiere no revelar su nombre.

El problema no es nuevo. «Llevamos 13 años con inundaciones», apunta Cantera. ¿La solución? Que el Ayuntamiento -«que nos llevan dando largas muchos años»- tome cartas en el asunto o que «un vecino nos permita desaguar el agua de la zona por un sumidero que pasa por su finca». Cada vez que ocurre, «vienen los bomberos y los técnicos de Oxytal (empresa que gestiona la zona), pero no pueden hacer nada».

Otro de los vecinos está preocupado por un cuadro de conexiones que hay cerca de su casa. El habitáculo se llena de agua en cada tormenta «y tiene miedo de que alguno de sus niños pequeños se electrocute», explica Cantera.

Temas

Camargo

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos