Veinte familias camarguesas participan en un proyecto piloto sobre compostaje doméstico

Veinte familias camarguesas participan en un proyecto piloto sobre compostaje doméstico

Los participantes han recibido todos los utensilios necesarios para fabricar el compost en sus casas

EP

Un total de 20 familias de Camargo participan en un proyecto piloto de compostaje doméstico que lleva a cabo la Consejería de Universidades e Investigación, Medio Ambiente y Política Social del Gobierno de Cantabria, a través de MARE, y cuenta con la colaboración del Ayuntamiento de Camargo.

La alcaldesa, Esther Bolado, y el concejal de Servicios Públicos Municipales, Ángel Gutiérrez, han asistido en la Escuela de Medio Ambiente de Camargo a la entrega del material a las familias que se han sumado a la 'Campaña de Fomento del Compostaje Doméstico: Crea tu propio abono'.

Bolado ha agradecido a las familias participantes su «implicación» en esta campaña, que supone «un punto de partida para fomentar progresivamente en la sociedad el compostaje e ir apostando por el reaprovechamiento de la materia orgánica que se genera en los hogares».

Este lunes se ha entregado a las veinte familias participantes todos los utensilios técnicos necesarios para llevar a cabo el proceso de elaboración de compost que van a poder emplear en sus huertos o jardines, como comporteros, agitadores, básculas, aireadores y cubos, además de unas guías de compostaje que han sido completadas por una sesión informativa sobre cómo realizar esta labor.

Además, se realizará un seguimiento de la experiencia de cada familia con el objeto de obtener resultados que puedan servir de referencia para avanzar en el cumplimiento de la normativa comunitaria y estatal en materia de residuos e impulsar la implicación de todos los ámbitos posibles en una mejor gestión local de los biorresiduos de origen doméstico.

Durante el encuentro con los participantes también se ha avanzado que esta iniciativa nace con la perspectiva de ir implantando en el futuro el quinto contenedor, para aumentar el reciclaje de la materia orgánica de manera progresiva, dado que el compost es un abono de gran calidad que se obtiene a través de la descomposición de la materia que se genera por restos de poda o pequeños restos de comida.

Se estima que dentro de ocho o nueve meses las familias participantes en este proyecto piloto puedan obtener su primer abono disponible, y durante el proceso deberán ir rellenando fichas de seguimiento en las que indicarán además de las características de la unidad familiar y del terreno disponible, todos los detalles del proceso en el que están tomando parte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos