«Viajar para ayudar a los demás te cambia la vida»

«Viajar para ayudar a los demás te cambia la vida»

María García | Miembro de la ONG Ashua

SAMIRA HIDALGO

María García, que comenzó en 2004 a prestar ayuda humanitaria, forma parte de la ONG camarguesa Ashua (Acción Solidaria Humanitaria Afar). Una organización que lleva casi una década ayudando a la región etíope de Afar gracias al dinero conseguido a través de actividades como mercadillos solidarios o los 6.000 euros concedidos por el Ayuntamiento de Camargo anualmente desde el ejercicio 2009. Una colaboración municipal para ayudar a los que menos tienen a miles de kilómetros de distancia.

-¿Cuánto tiempo lleva realizando viajes de ayuda humanitaria?

-Empecé en el año 2004. Estuve dos años viviendo en Calcuta y allí dediqué nueve meses a ayudar a personas, junto con las monjas de la Madre Teresa. A partir de aquí, me fui a Etiopía, un país del que me enamoré y en donde sigo ayudando siempre que puedo. A parte de esto, siempre me he involucrado en charlas que dábamos en colegios o en mercadillos que organizábamos en los que la gente de Camargo siempre ha ayudado en lo que ha podido.

El Ayuntamiento de Camargo colabora con esta entidad en Etiopía desde el año 2009«El objetivo principal era conseguir el dinero para poder construir una planta potabilizadora»

-¿Cómo nació la ONG Ashua?

-Yo llevo en ella desde el año 2012 pero nació hace ya ocho años. Los miembros que trabajamos en ella ya habíamos realizado algún viaje con recursos que recaudábamos a través de mercadillos y tómbolas, pero a partir de 2009, y gracias al dinero que nos destinó el Ayuntamiento, se pudo fundar la ONG. Además, quería destacar la cooperación de cada uno de los gobiernos que han pasado durante todos estos años ya que siempre han mostrado un gran compromiso tanto con la aportación de los 6.000 euros como con las facilidades que nos dan a la hora de celebrar cualquier evento con el que poder recaudar fondos.

-Siempre llevan a cabo acciones en distintas tribus de la región de Afar. ¿Qué objetivo se plantearon cuando fueron allí por primera vez?

-El objetivo principal era poder construir una planta potabilizadora. Lo conseguimos, pero funcionaba a través de una especie de pedales y los habitantes de las tribus de la región no querían hacerlo. Por esta razón tuvimos que comprar una motobomba, ya nos habíamos gastado mucho en la planta como para que estuviese sin utilizar. A parte de esto, también hemos dotado a la escuela que creó otra ONG de material y hemos ayudado a personas que necesitaban alguna operación urgente.

-¿Cuáles son las mayores dificultades que se ha encontrado en estos lugares?

-Podría decirte que todo, pero en lo referente a lo que nosotros hacemos, lo más difícil es tener recursos para mantener todo lo que has hecho. Por ejemplo, si nosotros construimos la planta potabilizadora y no tenemos dinero para arreglar cualquier avería, pues ha servido de muy poco. Para evitar esto, y debido a que vamos todos los años allí, dejamos una cantidad de dinero al mecánico para que, en caso de cualquier problema, se arregle. También hay un índice alto de personas contagiadas por el virus del sida, por lo que mientras estamos allí, les pagamos la medicación.

-¿Tienen algún nuevo proyecto en mente?

-En este sentido dependemos mucho de la planta potabilizadora. Lo primero que tenemos que mirar es su estado porque dependiendo del dinero que necesite la reparación o cambiar la arena que tiene uno de los tanques para filtrar, podremos destinar más o menos a otras cosas. Entre estas cosas metemos, por ejemplo, pagar los gastos de incubadora para algún bebé que ha nacido con problemas o comprar algún tipo de juego como la mesa de ping-pong que hemos podido adquirir hace poco.

-Después de casi trece años realizando este tipo de acciones, ¿qué es lo le ha 'enganchado' para seguir?

-El hecho de que es la gente la que te ayuda a ti también. Esos momentos que compartes con gente que lo está pasando realmente mal no se pueden explicar si no se viven. Vivir esta experiencia te cambia. Cuando vuelves a tu casa ves todo con otra perspectiva, te parece increíble que aquí abras un grifo y salga agua potable. En general, aprendes a valorar todo muchísimo más.

Fotos

Vídeos