el club del castillo de argüeso

La emblemática fortificación campurriana ha sido elegida para formar parte de un selecto producto turístico en el que están los ochenta monumentos de este tipo con mayor valor histórico y patrimonial de España

Las mejores imágenes del castillo de Argüeso publicadas por El Diario Montañés./DM .
Las mejores imágenes del castillo de Argüeso publicadas por El Diario Montañés. / DM .
DM .
DM .Hermandad de Campoo de Suso

El castillo de Argüeso acaba de salir elegido como miembro del Club de Producto Turístico Castillos y Palacios formado por las edificaciones más significativas del territorio español. Este club nació a principios de año en una jornada celebrada en el Castillo de Belmonte (Cuenca) y es fruto de una iniciativa de la Secretaría de Estado de Turismo y la Asociación de Castillos y Palacios Turísticos de España. Solo 80 de los más de diez mil castillos que existen en todo el país forman parte de este colectivo, que pretende que las edificaciones de mayor valor histórico y patrimonial se aprovechen turísticamente de forma integral.

El alcalde de la Hermandad de Campoo de Suso, Pedro Luis Gutiérrez, dio a conocer la noticia al consejero de Innovación, Industria, Turismo y Comercio, Francisco Martín, durante la entrevista mantenida el lunes en el Pctcan. Ambos han valorado la incorporación del castillo de Argüeso a este Club de Castillos y Palacios donde se localizan a los mejores monumentos de este tipo en España. La principal ventaja de permanencia al club es la inclusión del castillo campurriano en los paquetes turísticos de carácter internacional, lo que «contribuirá a potenciar este tipo de turistas en Cantabria», ha dicho Martín, que ha manifestado al alcalde que el Gobierno de Cantabria contribuirá al fomento turístico del monumento.

En España existen más de 10.200 castillos, pero sólo una minoría es visitable y el potencial turístico se calcula en 143 castillos y palacios de interés turístico que reciben un volumen anual de 5,6 millones de visitantes. El club supone la oportunidad de agrupar a los propietarios de castillos y entidades locales que los gestionan y ofrecen servicios turísticos culturales con las empresas proveedoras de servicios complementarios.

Próxima reunión de la FEMP en el castillo

El alcalde de la Hermandad de Campoo de Suso también informó a Martín de que los próximos días 11 y 12 de abril se celebrará en el castillo de Argüeso una reunión de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), que por primera vez en los últimos ocho años sale del ámbito de la Comunidad de Madrid. En esta reunión el tema principal será la conectividad en el mundo rural y dentro de las ponencias que se presentarán destaca la denominada 'Wifi-Net en Hermandad de Campoo de Suso. Experiencia piloto como solución de la conectividad'.

Un poco de historia

El castillo de Argüeso fue el emblema y la fortaleza del señorío de la casa de Mendoza en las tierras altas de Campoo. Construido sobre una pequeña loma, compuesto por dos torres y un cuerpo central que las une, y rodeado por una muralla que cierra el patio de armas, el de Argüeso representa el más destacado y antiguo ejemplo de castillo roqueño de Cantabria.

Se alza el castillo en un breve altozano sobre el que asientan sus cimientos los cuatro elementos que conforman el monumento: dos torres, una orientada al mediodía y otra al norte; el cuerpo intermedio que les une, y la muralla.

El origen del castillo es oscuro ya que no existen documentos para determinar con precisión su antigüedad o su protagonismo histórico. Sin embargo, si tomamos como apoyo los datos que ofrece la arqueología, podemos suponer que al menos una parte de él pudo ser construida a fines del siglo XIII, cuando los Mendoza ya tenían señorío en el lugar y en el valle. Posteriormente, cuando los Reyes Católicos convirtieron este señorío en marquesado de Argüeso, en 1475, se unieron las dos torres por medio de un cuerpo de carácter más palaciego y se alzó una reducida muralla para salvaguardar el patio de armas.

Las torres son prismáticas y construidas en mampostería, salvo esquinales y vanos. Tienen un acentuado parecido con otras que aún perviven en la zona, como las de Proaño, San Martín de Hoyos o Cadalso, y que no parecen distanciarse mucho en cronología. No sabemos si tuvieron almenas, aunque M. Carrión, quien dirigió la reciente restauración del castillo, afirmó haber hallado testimonios visibles de su existencia. En los muros se abren escasísimos vanos, casi siempre aspilleras o alguna ventanita de arco apuntado, prueba de que en principio las torres tuvieron una finalidad casi exclusiva de defensa.

Aumenta más el aspecto señorial del castillo con la inclusión del cuerpo intermedio, en el siglo XV. Está formado por un piso a ras de suelo y dos sobre él. Su la altura y la composición de la fachada le proporcionan un aspecto más palaciego.

En este castillo vivió circunstancialmente doña Leonor de la Vega, la brava mujer que se opuso a los Manrique, y posiblemente, su hijo, el gran poeta de las Serranillas, don Íñigo López de Mendoza, marqués de Santillana.

En 1989 se realizó una intervención arqueológica de urgencia en el interior de la torre medieval y en el patio de armas. Se pudo determinar la existencia de una necrópolis medieval -siglos IX-X- y restos de una vieja iglesia que dio el nombre de San Vicente al castillo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos