La comarca campurriana pierde 1.943 habitantes en una década

Vista de Reinosa desde la carretera que lleva a Aradillos y Fontecha./José Luis Sardina
Vista de Reinosa desde la carretera que lleva a Aradillos y Fontecha. / José Luis Sardina

Los alcaldes insisten en la necesidad de generar empleo que asiente población, así como en mejorar los distintos servicios que se prestan a los vecinos

Ernesto Sardina
ERNESTO SARDINASantander

Los datos muestran una tendencia muy clara y avanzan el fantasma de la despoblación en la Merindad de Campoo. Con las cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE) en la mano, actualizadas a 1 de enero de 2017, la comarca ha perdido 1.943 habitantes en la última década (entre 1997 y 2017). De ellos, 277 en el último año censal.

Es una tendencia marcada, en mayor o menor medida, en los 11 municipios que componen la Merindad de Campoo. Con todo, hay municipios sobre los que la sangría poblacional es más significativa. Es el caso de la capital campurriana, Reinosa, que en la última década se ha dejado 889 habitantes, 165 entre enero de 2016 y la misma fecha de 2017. Tendencia parecida a la de la Hermandad de Campoo de Suso (337 menos en 10 años), Valdeolea (271), y Campoo de Enmedio y Valderredible con 150 vecinos menos cada uno.

En el lado contrario, se encuentran Valdeprado del Río con un vecino más y San Miguel de Aguayo con 5, aunque en este caso la pérdida ha sido progresiva desde 2013, cuando alcanzó una población máxima de 175 censados.

«La única forma de fijar población es a través de la creación de empleo digno», afirma el alcalde de Reinosa

Este colador ha hecho que la población de la comarca haya pasado en la última década de 20.369 habitantes a 18.426. Esta inercia plantea serias dudas sobre las distintas medidas implementadas, en su mayoría centradas en la discriminación de precios en los servicios entre empadronados y no empadronados, para tratar de paliar esta sangría. Los alcaldes coinciden en señalar la necesidad de generar empleo que mantenga la existente y asiente nueva población y en mejorar los servicios que se prestan y las infraestructuras.

Desde Reinosa, el alcalde, José Miguel Barrio afirma que «la única forma de fijar población es a través de la creación de empleo digno». «Uno de los objetivos de este Ayuntamiento es el de generar un buen caldo de cultivo que incentive la instalación de nuevas empresas y facilite la permanencia de las actuales», asegura Barrio.

«Igualmente, desde el Consistorio, tratamos de generar empleo a través de convenios con otras instituciones, pero está claro que estos empleos son temporales y, aunque suponen una solución, en ningún caso pueden ser definitivos».

«En Reinosa tenemos un gran reto que es potenciar el Polígono Industrial de La Vega y para lo que contamos con la colaboración del Gobierno de Cantabria, a través de la Consejería de Industria, con el fin de llegar a acuerdos en este sentido con SEPES, propietario del suelo».

Para Pedro Manuel Martínez regidor de Campoo de Enmedio, «lo que ocurre en la comarca de Campoo es el reflejo de lo que ocurre en la región. Para ser capaces de fijar población joven en el mundo rural debemos de ser capaces de fomentar las empresas locales y tratar de atraer nuevas factorías a la comarca. El trabajo es el principal atractivo para el crecimiento. «La mejora de los servicios y de las infraestructuras son otras de las actuaciones básicas para hacer atractiva la vida en los pueblos», afirma.

Por su parte, Fernando Franco, alcalde de Valdeolea, insiste en la necesidad de crear puestos de trabajado que «impidan que los jóvenes tengan que marcharse o incluso conseguir que llegue población a nuestros núcleos en busca de esos empleos». «Desde los municipios debemos conseguir que las condiciones sean las mejores posibles para que se invierta en los distintos sectores en los que tenemos capacidad de crecer. Creo que el turismo rural y el sector agroalimentario están todavía por desarrollar en nuestra comarca ya que, salvo algunas meritorias excepciones, estamos lejos de otras zonas que han sabido aprovechar fondos venidos de Europa para desarrollarlos».

Para Franco es «imprescindible» que se conciencie también del problema la administración autonómica ya que es «necesaria la reindustrialización de la zona para lo cual es fundamental la apuesta por la comarca de Campoo del Gobierno Regional del que también hay que demandar una mayor diligencia en la tramitación de proyectos que desde ayuntamientos, particulares o empresas se pretenden llevar acabo y que en muchas ocasiones no se llegan a ejecutar por la lentitud y complejidad de los tramites».

Para el alcalde de Campoo de Yuso, Eduardo Ortiz, la delicada situación en la que se encuentra el medio rural por culpa de la despoblación es una problemática que afecta no sólo al municipio o a la comarca campurriana, sino a toda España, y es importante que entre todos busquemos soluciones lo más rápidas posibles.

Tenemos que fomentar el turismo rural y el medio ambiente, pero apoyando los recursos endógenos de la zona, pues un número elevado de vecinos vive de la agricultura y la ganadería. Lo más importante es asentar población, fomentando la creación de puestos de trabajo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos