Enmedio unirá Matamorosa y Bolmir mediante una senda peatonal

La senda peatonal entre Matamorosa y Bolmir permitirá a los peatones evitar las rotondas de acceso a la A-67/J. L. Sardina
La senda peatonal entre Matamorosa y Bolmir permitirá a los peatones evitar las rotondas de acceso a la A-67 / J. L. Sardina

El proyecto, que afecta a una superficie de 500 metros y cuenta con un presupuesto de 249.000 euros, se remitirá al Gobierno regional

J. L. SARDINA MATAMOROSA.

La Corporación municipal de Campoo de Enmedio ha aprobado esta pasada semana la propuesta del equipo de gobierno para ejecutar la unión peatonal de las poblaciones de Matamorosa y Bolmir. La actuación, que contaría con un presupuesto de licitación de 248.696 euros y trata de evitar que los peatones transiten por las rotondas de acceso a la Autovía de la Meseta, se ha incluido en las actuaciones solicitadas a la Consejería de Obras Públicas en el marco del Decreto 50.

Según explicó el alcalde, el popular Pedro Manuel Martínez, «el hecho de que los peatones que transitan entre estas dos poblaciones tengan que acceder necesariamente a estas rotondas de la A-67 para llegar a uno u otro pueblo supone una inseguridad que nos preocupa al equipo de gobierno».

«Esta situación, unida a la gran afluencia de viandantes que registra la zona y al número de habitantes afectados, llevó al Ayuntamiento hace ya más de un año, a encargar el proyecto que ahora será presentado a la Consejería de Obras Públicas y Vivienda, como obra a incluir, junto con otra de pavimentación, dentro de las actuaciones subvencionadas por el Gobierno regional», manifestó el regidor.

Según explicó Martínez, antes de llevarse a cabo las obras de construcción de la A-67, existía un camino peatonal entre ambas localidades por el que transitaban los vecinos sin ningún tipo de riesgo. Posteriormente, a raíz de las obras de la autovía y la ejecución del vial de acceso al polígono industrial, se cortó este enlace, obligando a los viandantes a circular por las rotondas.

Según el proyecto, que prevé una actuación sobre una distancia de 500 metros, los trabajos se iniciarán en el límite con Matamorosa. Siguiendo el perímetro de la planta de Sidenor, la senda cruzará el río Izarilla mediante una pasarela de 19 metros de longitud. Después, por un marco inferior de 3 metros de altura se atravesará la carretera de acceso al Polígono de La Vega para desembocar en el aparcamiento del Área de Servicio La Atalaya. En este espacio, pegado al límite Sur, se ha proyectado un carril de 3,5 metros que avanzará hasta conectar con el sendero que discurre paralelo a la A-67 y que ya es competencia de Fomento. Por este camino y tras salvar la autovía por otro paso inferior se llega a Bolmir.

Según explicó el concejal de Obras Públicas, Moisés Balbás, «la actuación más costosa y complicada se centrará en el paso inferior que se realizará mediante la técnica de hincado, con el objetivo de no generar cortes ni desviaciones de tráfico». Respecto a la pasarela, Balbás manifestó que es «muy sencilla de fabricar, de ejecutar y de mantener. Además, no crea impacto visual y ofrece mucha seguridad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos