El Impluvium se llena de vida

Los visitantes recorren los distintos espacios que tiene el Impluvium. /Javier Cotera
Los visitantes recorren los distintos espacios que tiene el Impluvium. / Javier Cotera

El nuevo centro sociocultural de Reinosa ha recibido ya la visita de miles de personas

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLReinosa

Poco a poco, el Impluvium se va llenando de vida. Desde que el pasado 14 de diciembre fuera inaugurado el nuevo centro sociocultural de Reinosa -que fue construido sobre los restos de la Plaza de Abastos- miles de personas han visitado el edificio y han disfrutado de sus contenidos.

Sin duda, la Navidad ha ayudado al éxito en el estreno del centro, dado que durante esta época muchos campurrianos que viven fuera de la comarca regresan a casa. Además los niños y jóvenes se encuentran de vacaciones y se programan muchas actividades. Sin ir más lejos, la visita de Papá Noel los días 20 y 21 congregó a un gran número de niños, 400 el primer día y más de 150 el segundo.

Una exposición de postales navideñas realizada por los alumnos de los colegios reinosanos da la bienvenida al visitante. Un grupo de padres orgullosos se aglutina en esa zona, pretendiendo ver cada uno la obra realizada por su vástago.

En el escenario, los jóvenes charla animosamente. La exposición de obras hechas en vivo durante el primer fin de semana de apertura por los artistas Sandra Suárez, Oscar Lanza, Juan Díaz-Faes, Emeric Minaya y Cecilio Espejo, atrae las miradas de numerosos curiosos.

En el segundo piso, grupos de personas de distintas edades se reparten en las mesas. Justo en la otra esquina, el artesano Pablo González exhibe su Belén y recibe a un importante grupo de curiosos atraídos por la obra. No en vano, más de 100 figuras talladas a mano componen este nacimiento que recorre la vida cotidiana de los pueblos de la comarca. Dice el artesano que el edificio «es estupendo», aunque considera «algo contradictorio» el hecho de hacerle antes de pensar su futura utilidad. «Pero lo tenemos y es cuestión de pensar, planificar y ver si se saca algo útil de él, que yo creo que sí» afirma.

La reinosana Sandra García comenta -mientras admira el belén- que el Impluvium le parece «que está muy bien», y tiene muchas opciones. «Hay que darle un voto de confianza para ir explotando todas sus posibilidades», afirma.

La valoración que desde el Ayuntamiento realizan de las primeras semanas de apertura de este edificio, uno de los principales proyectos de esta legislatura y de la anterior en Reinosa, es positiva. «No podemos decir más que cosas buenas» apunta el concejal de Cultura, Daniel Santos, sobre el estreno. «En todas las actividades que hemos realizado ha habido mucha gente», añade. Para él, ha sido un buen comienzo y esto es «solo una muestra de lo que puede aportar el edificio». Aclara el concejal que el futuro contenido será una cosa de todos. «Apenas hemos empezado y hay que ver por dónde puede discurrir la actividad y hacia dónde tenemos que ir, escuchar a la gente para ajustar la programación, viendo qué se demanda y qué se puede hacer», explica.

Actividades fijas

Dos son las actividades que tienen asegurada la continuidad. Por un lado, la iniciativa 'En el Impluvium tienes plan', y que tiene cerrada su programación hasta febrero. Se trata de un programa de ocio promovido por el Consistorio con la colaboración de Brenes XXI y que está dirigido a jóvenes de diez años en adelante. El mismo pivotará, fundamentalmente, en torno a la realización de talleres y juegos, todos los sábados, de 18.00 a 22.00 horas.

Por otro lado, el servicio de ludoteca pretende ser el nuevo espacio de ocio para los niños con edades comprendidas entre los 3 y los 10 años. Una de sus trabajadoras, Alejandra Varela, comenta que la afluencia ha sido buena. «La verdad es que ha venido bastante gente durante los primeros días». En su opinión, los vecinos están participando activamente en la programación. «Los niños están muy contentos, los padres también y vamos a ver cómo sigue funcionando. Esperamos que bien», desea.

El reinosano Jesús Santiago visita por primera vez el inmueble junto a su hija. «Creo que hacía falta en Reinosa algo así», asegura. Para él, «es un sitio perfecto para hacer cosas, pero hay que organizar actividades, sobre todo en invierno, y que la gente tenga aquí alternativas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos