Reinosa busca las causas de los daños en los edificios de El Quintanal

Trabajos en la calle El Quintanal
Trabajos en la calle El Quintanal / Blanca Carbonell
Reinosa

Ayuntamiento, Consejería de Medio Ambiente y vecinos acordaron realizar catas, sondeos y colocar fisurómetros

Blanca Carbonell
BLANCA CARBONELLSantander

El pasado martes comenzaron las pruebas para descubrir cuál es la causa de los daños estructurales que afectan a los edificios de las calles El Quintanal, La Nevera y la Travesía La Nevera de Reinosa.

Ya el lunes, se iniciaron los trabajos en la superficie, para evitar que los sondeos y catas afectaran a algún servicio o infraestructura. El martes realizaron cuatro catas válidas y un sondeo. Los sondeos continuarán, a razón de uno por día, hasta el próximo viernes, por lo que la calle El Quintanal, donde se están realizando estas pruebas, permanecerá cerrada al tráfico hasta entonces.

El arquitecto contratado por los vecinos, José Alberto Martínez Velasco, que está colaborando en estos trabajos a petición de los interesados, en los cuales también ha estado presente el concejal de Obras, Álvaro Zabalía, ha destacado el nivel de «colaboración total por parte del Ayuntamiento», y explicaba que habrá que esperar «al resultado de los informes» para conocer con certeza el motivo de las grietas que han ido surgiendo en los edificios en los últimos meses.

Martínez Velasco se sorprendía por otro lado por, «el nivel de desconocimiento que hay de por dónde discurren las infraestructuras urbanas en esta calle». Así, según relataba, la primera cata que abrieron la situaron detrás del colector de saneamiento, en la segunda había una toma de gas. La tercera fue impedida por una trasversal de gas, aunque, a petición de los vecinos será repetida hoy. En la cuarta encontraron una placa de hormigón. La quinta, que sustituyó a la tercera, sirvió además para localizar un antiguo tubo de saneamiento.

Por esa razón, varias han sido las horas que han durado estos trabajos, por la mañana y por la tarde, tanto ayer como el martes, «nos ha llevado bastante tiempo y no hemos acertado con las catas. Ahora estamos pendientes de los informes técnicos»; apunta el arquitecto.

Según él, los técnicos y los vecinos no coinciden los criterios de búsqueda «mientras ellos buscan el origen más en profundidad, nosotros creemos que está más próximo a las capas superficiales». Por eso, mientras las catas solicitadas por los vecinos han llegado como máximo a los 2,10 metros de profundidad, los sondeos, realizados a criterio de los técnicos de la Consejería de Medio Ambiente, llegan por encima de los ocho metros.

Martínez Velasco explica que en principio las catas han dado sus resultados porque dice, «hemos observado que había un reguero de agua que discurría desde la parte inferior del tubo de saneamiento hacia abajo».

La Consejería de Medio Ambiente será la encargada de sufragar las catas, los sondeos y la instalación de los fisurómetros. Estos últimos servirán para medir y cuantificar los movimientos que se producen en una fisura en función del tiempo o de la temperatura, con el fin de conocer la situación actual y comprobar si siguen produciéndose movimientos en el terreno o la situación ya está estabilizada. El Ayuntamiento de Reinosa por su parte se está encargando de aportar la maquinaria y el personal necesario para realizar los trabajos.

Tanto los vecinos afectados como el arquitecto contratado por los mismos, apuntan como una posible causa de este problema a las obras de saneamiento que fueron ejecutadas en la zona en el año 2015 y que, con un periodo de ejecución de tres meses, se alargaron hasta los seis, por un problema de la empresa adjudicataria del contrato. La actuación pretendía terminar con los problemas de inundaciones, que en los días en que llovía copiosamente, afectaban a los bajos y locales de la zona. Para ello se sustituyó el colector que discurría por las calles La Nevera y El Quintanal que era de hormigón, tenía un diámetro de 400 milímetros y estaba muy deteriorado.

Fotos

Vídeos