Castro deja sobre la mesa la denuncia a la Fiscalía de las obras de Martínez de Quel

Imagen del resultado del movimiento de tierras llevado a cabo por Martínez de Quel detrás de su fábrica de Vallegón. /Abel Verano
Imagen del resultado del movimiento de tierras llevado a cabo por Martínez de Quel detrás de su fábrica de Vallegón. / Abel Verano

La oposición acordó en el pleno de ayer retrasar, «por falta de información», la decisión del equipo de gobierno de trasladar al Ministerio Fiscal un expediente sancionador contra la empresa

Abel Verano
ABEL VERANOCastro Urdiales

Los grupos de la oposición en la Corporación municipal de Castro Urdiales (PP, PRC, PSOE y MásCastro) acordaron ayer con sus votos retrasar la decisión del equipo de gobierno (CastroVerde) de dar traslado a la Fiscalía del expediente sancionador abierto contra la empresa Martínez de Quel (distribuidora de productos de alimentación frescos y congelados a nivel nacional), situada en el Polígono de Vallegón (Sámano), por unas obras de desmonte y movimiento de tierras, que, según el Ayuntamiento, no cuentan con la licencia de obras y que se han llevado a cabo en terreno rústico de especial protección de la Junta Vecinal.

Como ya informó a este periódico el concejal de Urbanismo de Castro, Eduardo Amor (CastroVerde), fue la Junta Vecinal de Sámano la que denunció una posible invasión de terrenos por parte de la empresa con motivo de unas obras. Entonces, tras estudiar el asunto los técnicos indicaron que había que paralizar las obras y restaurar la legalidad, para lo que se le daba a la empresa un plazo. Al parecer, la firma procedió a la repoblación del terreno con semillas y su reforestación, pero esas actuaciones no eran suficientes para la reposición del terreno a su estado anterior, según indicaron los técnicos. Tras considerar que las obras eran «no legalizables», los técnicos municipales indicaron a la empresa que debía restituir los taludes eliminando las bancadas, así como la pista existente, y posteriormente ensemillar.

El concejal de Urbanismo asegura que pasado el plazo, los técnicos comprobaron que no se había hecho lo que se había indicado a la empresa y que las obras «habían ido a más».

El Consistorio sostiene que la empresa ha realizado una actuación sin licencia y en terreno rústico protegido

Estos hechos fueron calificados por el Ayuntamiento como una infracción muy grave, cuya sanción puede oscilar entre los 15.000 y los 150.000 euros. «Los técnicos nos han recomendado que demos traslado a la Fiscalía para que determine si hay algún delito y porque, además de que no han cesado las obras, están actuando en suelo rústico de especial protección», señaló el edil de Urbanismo.

Rehabilitación de los túneles de Ocharan y un vial en Riomar

En otro de los puntos del orden del día, el Pleno castreño aprobó por unanimidad una modificación del presupuesto (prorrogado desde 2014), por importe de 1,2 millones de euros, para llevar a cabo las obras de acondicionamiento de los túneles de Ocharan y la primera fase de urbanización de un vial en la zona de Riomar, en Cotolino. Según detalló el concejal de Urbanismo, Eduardo Amor, los 1,2 millones de modificación se obtiene a través del canon variable y obras del ciclo integral del agua (130.000 euros), una partida de aprovechamientos urbanísticos (457.000), un préstamo de 590.000 euros y 52.000 euros correspondientes a bajas en otras partidas. Las obras deberán estar licitadas antes del 30 de junio y están subvencionadas por el Gobierno de Cantabria.

Por su parte, el gerente de Martínez de Quel, Marco García, aseguró a este periódico hace un par de días que cuentan con licencia de obras desde hace dos años y que lo único que han hecho es encauzar el agua que cae desde la montaña para evitar que entre en el almacén. «Pero no hemos construido nada en terreno que no sea nuestro». «No es normal que te vendan una parcela para construir un pabellón sin los medios oportunos como la bajante de agua. Es algo que tendría que haber hecho el Ayuntamiento». El gerente de la empresa dijo que han reparado lo que les indicó el Ayuntamiento y que esta actuación les ha generado unos «importantes gastos, que no nos correspondía asumir a nosotros».

Una cuestión de tiempo

En el pleno celebrado ayer los cuatro grupos de la oposición reclamaron a CastroVerde una comisión extraordinaria y un pleno del mismo carácter para poder analizar y conocer todos los detalles sobre este asunto. El caso es que el concejal de Urbanismo explicó que si se llevaba el tema a este pleno era por indicación del técnico de Urbanismo.

Fue entonces cuando intervino la secretaria municipal para indicar que la urgencia de aprobar esta trámite se debía a la próxima caducidad del expediente. Según señaló, cabe la posibilidad de dar luz verde al asunto el próximo pleno ordinario de finales de febrero, «pero andaríamos muy justos». Tras un receso para decidir su voto, la oposición rechazó aprobar el punto ayer y posponerlo a otra sesión extraordinaria, en contra de la postura del equipo de gobierno.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos